Tan racistas que ni se enteran, ni les importa

Por: Rubén H. Bermúdez, Fotógrafo
Fuente: Redes sociales.

Sobre el debate del paje de la cabalgata de Alcoy.

Me pone triste cuando veo en las noticias que en Alcoy están recogiendo firmas para “defender la tradición de los pajes de la cabalgata”. Tengo la misma sensación que cuando salimos en El País y leí los 166 comentarios que provocó nuestro vídeo. Parece que no afecta, pero afecta.
Fuente: @turismoalcoy vía: http://cupononceibi.blogspot.com.es/

Cuándo Afroféminas, otra vez, insistió en esta práctica de representación pensé que quizá fuera una oportunidad para que la sociedad española tuviera un debate sobre el concepto de raza y el racismo.
No está siendo así, el debate gira en torno a si la fiesta es racista como gesto aislado y sobre las intenciones de la misma. Otra vez el racismo moral del yo soy o yo no soy racista. Nunca hablamos sobre racismo como estructura de poder, ni como cultura, ni como expresión. Nunca hablamos del racismo institucional del estado español.

Cuándo Rita Bosaho, diputada en el Congreso de los diputados, se pronunció tuve la esperanza de que las voces negras fueran escuchadas. Tampoco está siendo así, su partido, Podemos, no la ha apoyado y todos los partidos políticos de Alcoy, incluido éste, han firmado una expresión de apoyo. Continúan con la idea de que la UNESCO declare la fiesta Patrimonio de la Humanidad.

Cuando el debate se hizo público y la prensa lo recogió, pensé que era equivocado priorizar esta lucha sobre la representación y no sobre lo que está ocurriendo en Libia, un lugar dónde están esclavizando a personas negras con la absoluta complicidad de la Unión Europea:
http://www.huffingtonpost.es/2017/12/16/polemica-por-los-pajes-negros-de-la-cabalgata-de-alcoy_a_23309364/
http://www.huffingtonpost.es/2017/11/28/libia-el-infierno-donde-se-venden-esclavos-a-400-euros_a_23290666/

Después leí a Antumi Toasijé, historiador, su artículo es irrefutable y aporta pruebas del origen de esa representación: la esclavización de personas negras en España. Además nos explica que, pese a lo que se suele pensar, el origen de lo que llamamos BlackFace no son los Minstrels de Estados Unidos, si no que en España ya se practicaba esa representación hipérbola y grotesca de las personas negras. La conexión entre lo de Libia y esta representación es evidente.

Yo aporté mi grano de arena recordando el libro 'White on Black: Images of Africa and Blacks in Western Popular Culture' donde se puede ver, y leer, muy claramente la conexión de este tipo de representación con el racismo y la cultura occidental. Por supuesto aparece Conguitos.


Pero todo esto en Alcoi da igual, a veces pienso que tiene que ver con lo que ocurre alrededor de la tradición del toro de la Vega. Pero no es así, no es sólo que esta fiesta esté relacionada con los recuerdos, la felicidad, y la infancia de los alcoyanos. No es solo eso. Cuando hablamos de racismo sólo nos insultan, nos llaman ignorantes y amanecemos con amenazas en nuestras redes sociales, algunas de muerte. A nadie le importa. Nadie quiere tener un debate serio sobre racismo, nadie quiere escuchar. El antirracismo no les importa nada.

Pensar en este debate duele, es revivir el racismo que vivimos cada día. Eso es lo que me pasa cuando me veo rodeado de gente pintada de negro con los labios pintados de rojo. Es volver a entender aquello que me decía Winnie Idjamak, a la que cito en mi libro: “En España no tienen conciencia, hermano”. España es tan racista que ni se entera, ni le importa.

No quería meterme a pensar en este tema, pero como con todo lo relacionado con la raza, estaba ahí en nuestras vidas. 
Nos atraviesa y es imposible no hacerlo.

En algo algunos tienen razón, cada día somos más. 
Yo creo que tendrán que dejar de hacerlo.

Comentarios