De Perros y Seres Humanos. Por Héctor Marighella

En algunos lugares se vacuna y esteriliza a los perros, pero es que en otros no hay recursos ni para vacunar a las personas.

Jean-Léon Gérôme. Diogenes con perros.
Fuente: Wikipedia
A lo largo de diferentes redes sociales está circulando un vídeo en el que se muestra como un grupo de operarios municipales pakistaníes carga a decenas de perros muertos en máquinas excavadoras para su posterior incineración. La filmación, concretamente, ofrece imágenes sobre un plan para erradicar una plaga de rabia de la ciudad pakistaní de Karachi durante febrero del año 2015. Diversos grupos animalistas con actividad en la redes sociales han compartido el vídeo para denunciar la situación, generando innumerables reacciones de desprecio hacia el pueblo pakistaní. Ciertamente, las imágenes son muy tristes pero, ¿qué interpretación podemos sacar si profundizamos en la materia?



Por Héctor Marighella
Históricamente, los poderes que dominan en el mundo occidental se han caracterizado por señalar como primitivos a los pobladores de los territorios en vías de desarrollo. El principal motivo detrás de esta caracterización radicó en respaldar el colonialismo con argumentos sociológicos, al igual que hoy se justifica la dominación imperialista que se da en las relaciones entre el norte y el sur.

Ésta manifestación ideológica caló y sigue calando hondo en la conciencia de la mayoría de los habitantes de los países de Occidente, debido principalmente a que el encubrimiento de la realidad del denominado "Tercer Mundo" es, sin duda alguna, el mejor medio para que esos mismos habitantes no sientan empatía, y por tanto actúen, ante las desdichas de los más desfavorecidos. En otras palabras, la estructura ideológica de los poderosos países capitalistas de Occidente está diseñada para que seamos impermeables ante los males de determinados lugares del Mundo.

No obstante, cabe utilizar la razón, y no la emoción, para interpretar la realidad y ser consciente de los problemas cuando estos son analizados mediante la observación de la mayor cantidad posible de particularidades; escudriñando, uno a uno, entre todos los parámetros posibles de la verdad.

En el mundo en vías de desarrollo mueren miles de personas al año debido a infecciones de rabia provenientes de mordeduras de perro. Sólo en la India se producen 20.000 muertes por rabia al año, la mayoría de las mismas son de niños incapaces de defenderse ante los ataques de las criaturas rabiosas. En Pakistán, se dan unos 100.000 casos de mordeduras de canes rabiosos al año. El 99% de las infecciones mortales de rabia en el mundo se deben a mordeduras de perro. Si nos vamos al continente africano, veremos que la rabia mata a casi 25.000 seres humanos al año.

Partimos de una base científicamente demostrable que afirma que buena parte de las infecciones de rabia en estos países termina en la muerte de los afectados. Esto se debe a que las personas que habitan los núcleos en los que se encuentran los canes rabiosos no disponen de medios para tratarse, y la capacidad de las autoridades para tratar el problema es nula, teniendo en cuenta los pocos recursos de los que disponen para afrontar el problema.

En algunos lugares se vacuna y esteriliza a los perros, pero es que en otros no hay recursos ni para vacunar a las personas.

Las opciones a corto plazo están claras; o bien se sacrifica a los canes descontrolados para salvar la vida de miles de niños, o se permite que los perros callejeros deambulen sin control, infectándose de rabia y llevando a la muerte a personas sin recursos provenientes de los estratos más desfavorecidos de la sociedad; personas abandonadas por las administraciones que suponen la mayoría de la población de esos países. Estamos hablando de la supervivencia de miles de seres humanos, y no de una matanza por diversión.

Cabe señalar que las soluciones a medio y largo plazo también deberían mirar por el bienestar de los animales, pero estas requerirían de un mayor grado de avance por parte de determinados países. En primer lugar, habría que preguntarse que capacidad tienen los países empobrecidos por el sistema mundial para el avance, teniendo en cuenta, sobre todo, el papel nocivo que los países enriquecidos tienen sobre los mismos.

Por dar un ejemplo, la India fue amenazada con su expulsión de la Organización Mundial del Comercio si continuaba produciendo genéricos de medicamentos patentados por multinacionales occidentales, es decir, se le puso entre la espada y la pared dándole a elegir entre pagar cifras inasumibles por medicamentos patentados, o vivir aislada económicamente pero con la suficiente soberanía para producir sus propios tratamientos de bajo coste. La India decidió acabar con su programa estatal de genéricos, y cientos de millones de personas han pagado el caro precio de no tener la capacidad de adquirir medicamentos patentados por multinacionales. El ejemplo indio es sólo una gota de agua en un océano de trabas que los países occidentales ponen a los que luchan por salir del empobrecimiento.

Reflexionando profundamente sobre esta materia, podemos llegar a la conclusión de que el sacrificio de estos perros —por muy cruel que pueda llegar a ser— significó salvar la vida de muchos niños de la ciudad pakistaní de Karachi. Cabe plantear la siguiente cuestión a los lectores, ¿estarían ustedes dispuestos a poner en riesgo las vidas de sus hijos en una situación como la de Karachi, en la que los hospitales reciben una media diaria de 10 a 12 casos de mordedura de perros rabiosos?

Datos oficiales de la Organización Mundial de la Salud:

http://www.who.int/bulletin/volumes/87/12/09-021209/es
http://www.emro.who.int/pak/programmes/rabies-control-program.html
http://www.who.int/mediacentre/factsheets/fs099/en



Siguiente
« Anterior
Anterior
Siguiente »
0 Comentarios

Nota importante: las opiniones expresadas en los artículos de Africanidad.com no son necesariamente las de su redacción o las de Centro Panafricano. Los comentarios están moderados y pueden tardar varios días en publicarse, sólo se publicarán si el lenguaje es respetuoso.