El Chojín y la libertad de expresión en España

A nadie, con un mínimo de conciencia se le escapa que en los últimos años se está viviendo un proceso acelerado de recorte de libertades en España, es algo que ha sido denunciado por numerosos medios de comunicación y activistas. Leyes que en principio tenían objetivos positivos como las que persiguen los delitos de odio, están siendo utilizadas contra colectivos contestatarios y en situaciones cuanto menos dudosas.


En este contexto es valiente posicionarse como lo hace El Chojín en su tema "Libertad de expresión", aún sabiendo se uno puede ser señalado por la derecha en el gobierno, lo cual puede ser el comienzo de una persecución judicial asfixiante. Tal y como explica el reconocido rapero lo vivido por Valtonyc y Pablo Hasel se asemeja a la antesala de otros momentos históricos en los que los recortes de libertades parecen justificados y acaban imponiendo una dictadura.

"Majestad me dirijo a vos / no cuela que en un país a confesional / un título venga de dios / ¿entiende por qué hay gente / que no quiere que reine? / ¿o no?" dice el Chojín. El delito de "Injurias a la corona" que se imputa con demasiada frecuencia, es un concepto político obsoleto, prácticamente medieval que pone de manifiesto el enorme atraso de España en libertades, tal y como denuncian prestigiosos juristas.

El clima de persecución actual en España llega al enjuiciamiento de quien hace chistes sobre Carrero Blanco, un presidente militar nombrado por un dictador, responsable de acciones bélicas criminales contra el gobierno legítimo de la Segunda República Española y legitimador de las acciones posteriores de represión.  Para colmo nada está claro en la muerte de Carrero Blanco, es más debemos recordar la amnistía general a los delitos anteriores a la democracia que deja claro que lo sucedido durante la dictadura no puede tener ni remotamente la misma calificación que lo ocurrido después, mucho menos retroactivamente. Afortunadamente la absolución a Cassandra Vera revela lo absurdo de considerar dichos chistes apología del terrorismo. Sin embargo los largos procesos judiciales, una vez admitidas a trámite querellas sobre cuestiones de opinión, sea cual sea su resultado final logran agobiar y hasta amedrentar y callar a las y los librepensadores. 

En los ámbitos religioso y artístico no hay menos que denunciar, la indefinición de las leyes favorece el abuso de poder. El estrambótico "Delito contra los sentimientos religiosos" en su vertiente de "escarnio" parece ser interpretado como en tiempos de la inquisición. La condena pecuniaria a un joven afrodescendiente por colocar su rostro sobre un cristo en un fotomantaje, que, dicho sea de paso resulta en una imagen más que verosímil, habida cuenta de la cantidad de cristos negros que existen en el mundo, añadido esto a la retirada en Arco, la mayor feria del arte de España, de una obra crítica con el poder, demuestran que en España no hay libertad de expresión. La situación que se vive actualmente nos recuerda demasiado a las críticas que se hacen al régimen chino por su acoso a la libertad de conciencia y al arte.

Todas aquellas personas que han vivido en España en los ochenta y noventa coinciden en que la libertad de expresión es mucho menor en la actualidad que entonces. Gran número de canciones, obras de arte y todo tipo de productos culturales de aquel momento estarían hoy prohibidas y sus autoras y autores encausados y probablemente en la cárcel.

Tal y como dice el Chojín, en Africanidad.com tampoco estamos en absoluto de acuerdo con los aspectos violentos de las letras de algunos de los músicos enjuiciados y condenados últimamente, y nos posicionamos en contra de toda organización terrorista de cualquier signo, pero sí estamos muy de acuerdo con su crítica impenitente al poder y a las instituciones e individuos corruptos, su republicanismo así como la defensa de sistemas sociales, políticos y económicos alternativos.

Los liberticidas de todo signo se frotan las manos con cada condena contra quienes opinan en contra de la autoridad. Nos parece desproporcionado que músicos o tuiteros sean condenados a prisión, pero sobre todo nos parece peligroso, por eso debemos decir basta, poner coto ya, desde todos los altavoces posibles a la persecución a las ideas discordantes, antes de que sea demasiado tarde.  Aplaudimos por tanto la iniciativa de El Chojín, un gran paso en esa dirección.



Share:

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota importante: las opiniones expresadas en los artículos de Africanidad.com no son necesariamente las de su redacción o las de Centro Panafricano. Los comentarios están moderados y pueden tardar varios días en publicarse, sólo se publicarán si el lenguaje es respetuoso.

Relacionado