La embajada de Libia en España y la esclavitud

Las protestas contra la esclavitud contemporánea que tuvieron lugar en Madrid han llevado a la embajada libia a mover ficha. El escándalo surgió a raíz de las denuncias de varios organismos independientes y el visionado en la CNN de un documental, que corroboraban las decenas de testimonios de las víctimas de la esclavitud contemporánea.

Es algo más que evidente y registrado que en Libia se han venido vendiendo con total impunidad seres humanos por unos cientos de dólares por el hecho de ser migrantes negros. Estos hechos motivaron el reasentamiento de miles de refugiados en los países vecinos, principalmente Níger, tras destaparse el escándalo y una visita de una misión de la Unión Africana para evaluar la situación. Cabe decir que la Unión Africana tiene potestad para intervenir militarmente en cualquier país miembro donde se produzca una flagrante violación de los Derechos Humanos.



Asimismo se han denunciado y documentado todo tipo de torturas, violaciones y asesinatos como resultado del caos y de la inmoralidad surgida a raíz del asesinato de Muahmar Gadafi conocido por su panafricanismo. El ultra-arabismo racista que florece actualmente en el país norteafricano, junto con la inseguridad jurídica y el deseo de los países europeos de frenar la migración africana, fomentaron la recuperación de las prácticas esclavistas de antaño.


Concentración del 26N 2017 frente a la Embajada de Libia en Madrid

Declaraciones de la primera concentración unos días antes

Ante el éxito de las movilizaciones de noviembre tanto en Madrid como en otras grandes capitales, la embajada de Libia movió ficha y ha llevado a cabo reuniones con representantes de la comunidad africana en España con el objetivo declarado de "explicar cual era la situación" supuestamente "real" de los migrantes en su territorio".


Cartel de las movilizaciones del 26 de noviembre de 2017

No tiene nada de particular este hecho, si las reuniones se hubiesen llevado con la transparencia necesaria, la opacidad de las mismas ha llevado a sospechar de un intento de la embajada libia de desarticular el movimiento de protesta e influir de forma inconfesable en la voluntad de algunos de los activistas involucrados en la organización de las protestas del pasado noviembre.

Activistas como el historiador Antumi Toasijé, que llevó personalmente la denuncia y el comunicado pidiendo la intervención de la Unión Africana a las Naciones Unidas en Ginebra, se negaron rotundamente a entrevistarse con el embajador libio en España "En tanto en cuanto no se asegure el fin de toda práctica esclavista y racista en el país y se enjuicie a los responsables de un crimen de lesa humanidad como es la esclavización de seres humanos", ha declarado a Africanidad.com, añadiendo que: "Aunque se han producido avances, no se ha juzgado a los responsables de los crímenes esclavistas y el racismo y la xenofobia siguen siendo asfixiantes en el país tanto para las y los migrantes como para los propios libios de ascendencia no-Árabe".

Puesto que este es percibido como un asunto que afecta a la seguridad interior de España, no es de extrañar que a pesar de que esté en la agenda europea el gobierno no se posicione claramente al respecto y prefiera desviar el asunto a una cuestión de "mafias", deslegitimando implícitamente una posible colaboración en los hechos del gobierno de Trípoli.


Share:

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota importante: las opiniones expresadas en los artículos de Africanidad.com no son necesariamente las de su redacción o las de Centro Panafricano. Los comentarios están moderados y pueden tardar varios días en publicarse, sólo se publicarán si el lenguaje es respetuoso.

Relacionado