Entrevista a Barón Ya Búk-Lu

Once álbumes propios y cinco en colaboración acreditan la experiencia del único músico residente en España capaz de mezclar con esa elegancia los ritmos populares fang como el olong, con los ritmos más internacionales africanos como el sokous, el afro-beat y otras influencias contemporáneas como el rap y la rumba rock. Su segundo disco Medulú, fue proclamado “mejor disco de world music” del año 1998 en España, por la revista "Todas la novedades", era una época en la que la música africana suscitaba el interés de una gran parte de la audiencia española. Barón, el "trovador urbano", como gusta llamarse, nacido en Micomeseng, presenta su último trabajo con el que quiere contribuir a corregir el errático rumbo actual de la música con raíz en Guinea Ecuatorial.


“You, You” (Con la gente que me quiere). Es el vídeo clip del single, que abre el nuevo álbum de estudio de Barón, "Buklando".


Africanidad.com: ¿Porqué te hiciste músico? y.. ¿si no hubieses sido músico qué hubieses hecho?

Barón Ya Búk-Lu: A los 12 años, mis padres me ingresaron en el seminario Claretiano de Banapà, donde tuve mis primeros contactos con la música, formé parte del coro que cantaba los domingos en las misas. Años después, el régimen de Macias, nos mandó a la calle, cerrándolo. No se si tenia vocación de llegar a ser misionero pero, pronto me di cuenta de que, podía seguir haciendo el mismo trabajo de llevar un mensaje valioso, en la calle, y más cerca de la gente. Así que, me hice trovador urbano. Y aquí sigo

¿Cuales son los mejores recuerdos de infancia que te vienen ahora mismo a la cabeza?

Barón: Cuando en una de las vacaciones de verano, junté a mis hermanos y primos, para formar un grupo de m'andjang "Xilófono o palo contra palo". y lo llamamos. "Bóngo b'afirikàrà" (“Los hijos de África”). Pero no siempre la propia infancia es lo único bueno para recordar. Me entusiasmé, hace poco, al participar como Rey Baltasar, en la cabalgata de Reyes, repartiendo regalos y caramelos a los niños y adultos, en el barrio de La Fortuna Leganès.

¿Cómo ha cambiado el panorama musical africano en España desde que empezaste? ¿Estamos peor o mejor que antes?

Barón: No parece que seamos los mismos artistas, ni que estemos en el mismo país. Nada tiene que ver con esos 90's, cuando hacíamos dobletes y tripletes. Había más salas para la llamada música étnica o World music, que grupos. No sé si algún día volverá a ser lo mismo.

Pensando en tu tema Panafricano ¿qué te llevó a escribirlo?

Barón: Yo siempre he pensado y he soñado con un África unida, más grande, y donde haya mayor libertad. Tenía a mi lado los elementos necesarios para grabarlo. Ya tenía la música desde hacía tiempo en mente, sólo hacía falta plasmarla en un tema. El Panafricanismo es algo en lo que creo firmemente.

¿Qué novedades presenta tu último trabajo “Buklando”?

Barón: Esta vez, traigo un poco de baile, algo que venia echando de menos en los anteriores. Aunque siempre tengo muchas cosas importantes y profundas que contar, de momento me las guardo para momentos venideros.

Es un homenaje a la música de Guinea Ecuatorial de los, lo que debía ser hoy nuestra música, si no hubiese sufrido el descarrilamiento cultural que hubo a mediado de los 70's hasta hoy. Lo que provocó que la nueva generación, no tuviera iconos ni una línea a seguir. Acabaron imitando todo lo de fuera.

¿Qué significa para ti la música?

Barón: La música es un vehículo por el me muevo por la vida, sin ella, no seria nadie. Yo nunca grabo para ganar millones, de hecho, en Guinea somos menos de un millón de habitantes, pensar ser millonario con la música es un sueño poco realista. Seguiré publicando canciones, hasta el cuerpo aguante. Los álbumes son obras compuestas por canciones, y cada una sin la otra, no dice nada, pese a las diferencias que haya entre ellas. Me siento trovador urbano y no tanto como cantante...(risas). Donde escasea la libertad de prensa, nosotros hacemos de portavocía del pueblo.

En las caratulas de los últimos discos, hemos visto cosas como tu cara en la esfinge de Giza o un traje que parece militar. ¿Son mensajes ocultos?

Barón: Me gusta a veces tratar los asuntos serios, con un poco de humor. Vi en Internet, una foto en la se estaba o se iba a restaurar, la nariz de la esfinge de Giza de Egipto, y pensé que, la mía, podría ser un buen modelo.

Sobre el traje tipo "militar", cosa que no tiene nada que ver con la violencia, era una forma de recordar, echar de menos o hacer un homenaje a esa figura del Akamayong fang (líder carismático), que tenía el deber de proteger al pueblo, defender a su etnia, ese era su cometido. Llegó el opresor y lo corrompió; le obligó a ser militar o Edzima, palabra que deriva de Edsingang (el coco). Es decir; lo convirtió en un esbirro.

Como ya dije en una ocasión: "Cuando nuestros ancestros, se encontraban con un Akamayong, era señal de alegría, en nuestros tiempos, el militar, representa el miedo y el dolor". Lo que hago es explicar que de no haber sido por esas circunstacias, el Akamayong no vestiría ya de modo tradicional como con el "endèlè" (lapà), sino que se habría actualizado algo más, aunque confeccionando a mano sus trajes. Porque no sería un militar como lo entendemos hoy sino un héroe.

¿Porqué Barón es único?

Barón: Todos somos únicos. Mis padres me educaron para no creer en las cosas fáciles, a no seguir las modas, por que son pasajeras. Me enseñaron a decir o intentar decir siempre la verdad, aunque se pierde muchas amistades siendo como soy yo. Pero, a veces se vive mejor solo que mal acompañado. Creo que tengo un estilo, el estilo de aquellos artistas o grupos africanos que no pertenecen a un estilo concreto o bien han desarrollado su música particularmente de forma autodidacta, sin remitirse a un estilo conocido. Me ha gustado mucho esta última pregunta, ya que me permite venderme un poco (risas). Paz para África y para el Mundo.

Nota importante: las opiniones expresadas en los artículos de Africanidad.com no son necesariamente las de su redacción o las de Centro Panafricano. Los comentarios están moderados y pueden tardar varios días en publicarse, sólo se publicarán si el lenguaje es respetuoso.