Entrevista a El Chojín


Interprete, compositor de RAP, educador, presentador de Tv, dejó aparcados unos estudios de Ingeniería Aeronáutica para hacer lo que le pedía el corazón.

Comprometido con la lucha contra el racismo y el machismo, pero no por ello menos elegante en dicción, tiene claro de dónde viene y sobre todo que más que a dónde se va, interesa el cómo se va.

Once LP y decenas de colaboraciones, giras por España y América... el rapero inteligible más rápido del mundo, también tiene una faceta de escritor con un ensayo "Ríe cuando puedas, llora cuando lo necesites" y una novela "En 2084".

“Energía”, es su último disco con colaboraciones de ZPU, Rayden, Tosko y Nerviozzo. Ya han aparecido dos videoclips extraídos de este trabajo, “El Mundo sigue girando” y “Guapa”.



Antumi Toasijé: Vale, "La vida es un viaje" pero ¿es verdad eso de que "el camino importa más que la meta"?


El Chojín: Desde luego. Ten en cuenta que, de hecho, la meta ni siquiera existe, es una ilusión. Ahí fuera no hay una sola persona que pueda afirmar que ha conseguido todo lo que se propuso. Siempre queremos más y seguir ese anhelo es la vida en sí.


¿Tiene sentido seguir rapeando? es decir... después de toda esa mercantilización y manipulación de la indignación negra.

El Chojín: Precisamente por eso tiene sentido seguir rapeando. El rap se convirtió en un fenómeno mundial cuando dejó de hablar de fiesta para darle voz a los que necesitan ser escuchados.

No negaré que se ha hecho un gran negocio de este tipo de música, pero los grandes éxitos comerciales no deberían tapar la realidad: la inmensa mayoría de los artistas de rap trabajan para su comunidad y usan su talento para llevar mensajes positivos -de autoafirmación, de unidad, de acción- a los suyos.


Tú lo has vivido de cerca... ¿Qué rayos pasaba en el Torrejón de Ardoz de los noventa?

El Chojín: Era una locura. Teníamos a miles de estadounidenses entre nosotros. Piensa qué tipo de hombres —el porcentaje de mujeres era muy bajo— se enrola en el ejército y termina destinado como tropa en un país extranjero... mucho latino, y mucho negro.

Los pocos afrodescendientes que estábamos aquí tuvimos por fin modelos más allá de Carl Lewis y Michael Jackson —cuando todavía lo era— Nos trajeron su música y su orgullo. Créeme, ambas cosas fueron muy importantes para nosotros.


Racismo ¿una palabra gastada?

El Chojín: Creo que por una parte es una palabra tramposa -porque insiste en la idea de que de verdad hay varias razas humanas-, pero por otra parte más que gastada yo diría que ha sido deformada para adaptarla a casi cualquier cosa. Cuando un afro denuncia un acto de injusticia basado en el color su la piel corre el riesgo de ser llamado racista.

Se han inventado expresiones como “racismo inverso” para describir no sé qué, y en según qué círculos “racismo” es algo que solamente puede ser aplicado cuando hay una agresión física...

En cualquier caso, se hayan cargado o no la palabra, lo importa es reseñar que sigue existiendo la idea por parte de muchos caucásicos de que el “no blanco” vale menos y merece menos.


Tu padre ha sido un pionero en su profesión en España ¿te consta que también lo ha sufrido?

El Chojín: Sí, me consta. Él es bastante reservado, no es de hablar demasiado de los episodios negativos de su vida, pero me contó cómo le fueron negados ascensos en su trabajo por el simple hecho de ser negro y encima africano. 

No puedo por menos que sentir un respeto enorme por las mujeres y los hombres negros que tuvieron que enfrentarse a una sociedad que no tenía ni siquiera por qué disimular su racismo.

Corrígeme si me equivoco, creo que tienes once álbumes en solitario y otras tantas colaboraciones, ¿de qué trabajos te sientes más satisfecho?

El Chojín: Siempre que me preguntan esto contesto lo mismo: el trabajo del que más orgulloso me siento es de la campaña “Rap contra Racismo”. Ahí reuní a los máximos representantes del rap en España para mostrar el rechazo de la comunidad hip hop a la discriminación en función del color.

Funcionó muy bien, la repercusión fue internacional y ahora hay campañas de “Rap con Racismo” en Argentina, México, Colombia, Chile, Perú, Ecuador... Es algo que da sentido a toda una carrera.

¿Y cuales no grabarías si pudieras volver atrás?

El Chojín: Soy de esos testarudos que dicen que cometerían los mismos errores en los mismos momentos si ese es el precio a pagar por estar donde estoy ahora. No me arrepiento de nada de lo que dije porque siempre fui honesto en mis textos.

Es cierto que no estoy de acuerdo con cosas que dije hace años, pero de eso se trata ¿No? De hacerse mayor e ir deshaciéndote de ideas que terminan revelándose como tontas.

Rapear con un lenguaje correcto... ¿es una suerte de compromiso ético?

El Chojín: Lo cierto es que más destacable por los medios que meritorio. Yo escribo como hablo, simplemente. El castellano es un idioma muy rico, los tacos tienen sentido en según qué contexto. Yo creo que cuando se usa un lenguaje no agresivo es más sencillo llegar a la cabeza tu interlocutor. 

A mí me funciona, pero sé que hay más maneras de hacerlo...


¿Es más creativo el positivismo o el negativismo? ¿qué es lo más difícil de todo eso?

El Chojín: Lo más difícil de todo esto es encontrar motivos para seguir creando, para seguir creyendo. El arte es un territorio muy complicado, pero lo que es peor aún, la introspección que te exige el proceso creativo te lleva a conclusiones muy desagradables la mayoría de las veces. 

Investigar la naturaleza humana, observarla y describirla te muestra la vida como es más que como te gustaría que fuera. Yo siempre me fuerzo a encontrar el lado positivo, pero en ocasiones tengo la sensación de que más que encontrarlo, me lo invento.

La revolución... ¿será televisada?

El Chojín: No, pero podremos verla por Internet. Creo honestamente que los poderes han perdido gran parte de su influencia en los medios masivos de comunicación desde que las redes sociales se convirtieron a algo común.

Habrá revolución. Y la veremos

© Africanidad.com

Nota importante: las opiniones expresadas en los artículos de Africanidad.com no son necesariamente las de su redacción o las de Centro Panafricano. Los comentarios están moderados y pueden tardar varios días en publicarse, sólo se publicarán si el lenguaje es respetuoso.