Doble tragedia en el Pantano de San Juan


Familiares, amigas, amigos y allegados todavía no se explican cómo ha podido ocurrir. En el plazo de menos de una semana dos muertes de paisanos, miembros de la comunidad afro, en el mismo lugar y por el mismo motivo. Los fallecidos eran ambos originarios de Basakato en Guinea Ecuatorial.

Isidro Boñaó James y María Jesús "Ikelli" Boriló


El hermano Isidro Boñaó James, conocido como "Pancho", que residía en Getafe desapareció en las aguas de traicionero Pantano de San Juan el 19 de julio mientras se bañaba con sus amigos. El cuerpo fue hallado el 20 de julio a 3 metros de profundidad. La hermana María Jesús "Ikelli" Boriló, a la que los miembros de Centro Panafricano, Asocuba y otras muchas personas conocíamos por su activismo e implicación en los asuntos de la comunidad afro en España ha fallecido el pasado viernes 21 mientras se bañaba con unas amigas. Sus familiares han  convocado velatorio para el 28 de julio en el Tanatorio Nuestra señora de Butarque en Leganés.


Los familiares han solicitado en un escrito que no se tomen fotos durante el funeral y el entierro


Testigos y vecinos de la zona del Pantano de San Juan se quejan de la total ausencia de socorristas y la escasez de efectivos de rescate. Las y los bañistas desconocen la peligrosidad del embalse, que creo sin duda que debería clausurarse en tanto en cuanto no se garanticen la seguridad de todos las personas que allí acuden en gran número en los meses de verano. Sin embargo el caso del Pantano de San Juan no es ni mucho menos el único. Estas dos tristes muertes se suman a la lista de más de 200 fallecidos por ahogamiento este año y la inmensa mayoría en zonas peligrosas sin posible asistencia. El pasado año fueron 321, el 86% de los cuales fallecieron en zonas en las que no había servicios de socorro de ninguna clase.

Lamentablemente la cultura de la supuesta "responsabilidad individual", impide en muchos casos ver este problema como lo que es, un asunto de seguridad prioritario, máxime en un país con las características de España, en el que millones de bañistas acuden a playas, piscinas, pantanos, ríos y lagos cada año. La supuesta responsabilidad individual no llega por ciencia infusa, sino que aumenta con el conocimiento y, en cualquier caso, no puede ser la causa de tantas muertes, la dejación de muchos gobiernos sí.

Ya nada se puede hacer por las vidas de Isidro y María Jesús, a cuyos familiares los miembros de Centro Panafricano trasladamos nuestro más sentido pésame, pero sí que se puede hacer mucho por evitar futuras muertes.

¡Ya basta! No es admisible que cuatro de cada cinco muertes se produzcan en zonas no vigiladas o no señalizadas como peligrosas. Es imprescindible que Ayuntamientos, gobiernos locales y las propias instituciones del Estado se tomen en serio este asunto. Del mismo modo que la Dirección General de Tráfico ha implementado medidas que han ido reduciendo paulatinamente el número de muertes en la carretera, y del mismo modo en que existen unas regulaciones precisas en materia de seguridad laboral; es imprescindible que se implementen medidas mucho más rigurosas de acceso a lugares de baño de altísimo riesgo.

Asimismo es necesario un serio trabajo de concienciación. Gran parte de la población desconoce cuestiones tan simples como que en agua "dulce" la flotabilidad es mucho menor que en agua salada y por tanto el riesgo de ahogamiento es mucho mayor, o que un simple paseo a orillas de un mar agitado ha sido la causa muchos trágicos accidentes. Es crucial iniciar campañas de información en las escuelas, institutos y centros a los que acuden las personas mayores, particularmente antes de la temporada estival, habida cuenta que los colectivos de menores de edad y mayores de 65 años son los que presentan mayores tasas de mortalidad por ahogamiento.

Siguiente
« Anterior
Anterior
Siguiente »
0 Comentarios

Nota importante: las opiniones expresadas en los artículos de Africanidad.com no son necesariamente las de su redacción o las de Centro Panafricano. Los comentarios están moderados y pueden tardar varios días en publicarse, sólo se publicarán si el lenguaje es respetuoso.