Indignante detención del activista, DJ y modelo Ngoy Ramadhani


Según nos informa el propio Ngoy, en estos momentos se encuentra a la espera de recibir citación judicial. "Me he asesorado con abogados y me han dicho que no es fácil vencer a la policía. No me resistí a nadie, y enseñé mi documentación varias veces." Ha declarado a Africanidad.com.

Desde Centro Panafricano toda nuestra solidaridad con nuestro hermano y colaborador e informaremos en caso se ser necesarias movilizaciones de apoyo.

Ofrecemos seguidamente el relato y comunicado en relación a estos indignantes hechos:

Ngoy Ramadhani Ngoma Modelmanagement.com

Antes de ayer, 30 de Noviembre, en la estación de Chamartín dos policías nacionales me pidieron la documentación. Esta vez les pregunté sobre el porqué de dicha identificación. En un principio no me dieron ningún motivo, pero tras mi insistencia, me explicaron que se debía a un control rutinario en la estación. "Casualmente" al minuto siguiente detuvieron para identificar a otro chico negro. Entonces les plantee que si este tipo de detenciones pueden ser racistas. Me explicaron, ante mi sorpresa, que según ciertas estadísticas apuntan que las personas negras tenemos más tendencia a delinquir y que ese era uno de sus motivos para identificarnos, les insistí para saber donde podría consultar dichas estadísticas. Tras un breve diálogo, decidieron detenerme y llevarme a comisaría para denunciarme, ¿el motivo? "Resistencia a la autoridad". Simplemente por preguntar el porqué de mi detención, preguntar. Es decir por intentar hacer valer mis derechos como ciudadano, como persona, como humano que pretende vivir con dignidad. Entonces entiendo que la policía del estado español quiere que te calles, que no pienses, y acates las órdenes sin rechistar.

Pero no hermanxs, desde ayer decidí dejar de ser ese tipo de persona, que se deja avasallar por la policía, por un uniforme, que representa al poder del Estado. Porque me sentí al igual que vosotrxs os sentís, cuando os criminalizan, cuando os inferiorizan, por ser "diferentes", por ser migrantes y que practican políticas racistas, y represivas con vosotrxs. Pisoteando los derechos humanos y el derecho a la dignidad de cualquier persona, sin opción a defenderte, ya que:

Si intentas hablar para defender tus derechos, te castigaran.
Si buscas proteger los derechos de otras personas, te castigaran.
Si intentas hacer valer tu dignidad te castigaran.

Por lo tanto, concluyó que España es un estado democrático para algunos, y un estado policial para otros, donde se ha puesto en marcha la misma maquinaria de la xenofobia y la persecución al migrante, que trajo consigo la barbarie a Europa en el 39.

Y hoy nos educan de nuevo con la política del miedo, del rechazo y la discriminación. Incluso pretenden hacernos sentir culpables por ser quienes somos, de dónde venimos o por nuestro estado de tránsito. Y aun así esperan que no nos indignemos, que no reaccionemos ante dicha persecución sistemática. Que agachemos la cabeza y miremos hacia otro lado, constantemente hacia otro lado. Pero ya no quedan sitios a los que mirar, los he gastado, ahora solo puedo mirar hacia el frente y reclamar una vida digna, plena y con derechos. Porque reconozco que soy antes una persona y después un ciudadano, y por eso mi dignidad no tiene precio, ni una multa de 9.000 € la va a comprar. Porque el Estado nunca se enfrenta voluntariamente con la conciencia intelectual o moral de una persona, sino con su cuerpo. Y por eso podré aceptar que tienen poder para imponerme sus decisiones, pero no aceptaré que tienen razón y mucho menos justicia. Ya que me educaron con unos principios, que son los que hoy me acompañan para conservar mi dignidad, mi dignidad negra.

Este hecho no lo podemos entender sin hablar de las identificaciones racistas, somos sospechosxs ante los ojos de las fuerzas y cuerpos de “seguridad” del Estado, somos sospechosxs ante una sociedad envenenada que niega el racismo, la Ley Mordaza cae con más fuerza en nuestros cuerpos, acordémonos de las devoluciones en caliente legalizadas. Da rabia echar la vista atrás y ver que aún resuena el eco de: “identifíquese, es usted negra”; aquella voz que violento a Rosalind Williams en 1992 en la estación de Valladolid, quien denunció esta práctica hasta llegar al Tribunal Constitucional obteniendo esta respuesta: "la apariencia étnica o racial podía justificar una identificación". Este año Zeshan Muhammad de 23 años ha pedido un recurso de amparo ante el Tribunal Constitucional denunciando una identificación racista; ahora se repite la historia conmigo en aquella fría estación de Chamartín, este no es un hecho aislado, es una realidad cotidiana, es racismo institucional.

Por lo tanto hermanxs, pido que dejen ya de perseguirnos, de maltratarnos psicológicamente, y criminalizarnos por sistema. Pido unión, como estrategia para cambiar este verdadero problema, (que más tarde o más temprano nos tocará a todxs vivirlo). Pero sobre todo pido fuerza interior a quien sufre este sistema opresor. Pues así, si lo conseguiremos.

NO AL RACISMO INSTITUCIONAL/ ESTRUCTURAL, NO QUEREMOS QUE VIOLENTEN NUESTROS CUERPOS.
Ngoy Ramadhani Ngoma

Siguiente
« Anterior
Anterior
Siguiente »
2 Comentarios
avatar

https://brujadeciudad.wordpress.com/2015/12/16/sistema-de-esclavitud-perversa/
léetelo si quieres, algo parecido me pasó estando embarazada además...
NO AL RACISMO INSTITUCIONAL/ ESTRUCTURAL, NO QUEREMOS QUE VIOLENTEN NUESTROS CUERPOS
estoy con vosotrxs!

Responder
avatar

La triste realidad te controlan según tu color de piel

Responder

Nota importante: las opiniones expresadas en los artículos de Africanidad.com no son necesariamente las de su redacción o las de Centro Panafricano. Los comentarios están moderados y pueden tardar varios días en publicarse, sólo se publicarán si el lenguaje es respetuoso.