Noticias

Eventos

Opinión

Cultura

Conocimiento

Entrevistas

Historia

Caos

A comienzos del año 2000, el gobierno guineano, en Consejo de Ministros, aprobó una subida salarial del cien por cien a los funcionarios, después de varios años de penuria y ya cuando se llevaban 10 años de explotación petrolífera.

Nvo Zang Okenve Mituy (Nvo Okenve Ndo).
Fuentes: Redes Sociales. 
Esono Edjo, el sobrino del Dictador, le convenció a este de que esta decisión debía revocarse. Y así, el mismo ministro portavoz que anunció las subidas, salió anunciando lo contrario días más tarde.

Todos los ministros, excepto Esono Edjo, desaprobaron la revocación, pues la decisión de subida salarial había sido tomada en Consejo de Ministros, tras un debate. Incluso algunos funcionarios ya habían cobrado conforme a los nuevos salarios aprobados, había suficientes recursos y nadie entendía que el Dictador hubiera ordenado dar marcha atrás a la decisión.

Según información que he tenido acceso, al parecer los ministros convocaron un Consejo de Ministros y en él se pregunto si algún ministro desconocía la decisión que se había tomado en el consejo de Ministros anterior. Todos dijeron reconocer esa decisión de aumento.

El dictador Obiang, que hasta entonces no había participado en los debates, preguntó ¿Para eso me habéis convocado a esta reunión? y seguidamente se marchó de la reunión.

Todos los ministros permanecieron algunos minutos sin habla, perplejos por la humillación de que habían sido objeto por parte del Dictador. Luego se marcharon a sus casas cabizbajos. El Dictador ni siquiera mantuvo una conversación sobre el tema con nadie.

El Primer Ministro era entonces y en teoría el jefe de gobierno, según la constitución de entonces. La decisión de su gobierno había sido anulada por un ministro, solo porque ese ministro era el sobrino del Dictador.
El Primer Ministro no dimitió, todos los ministros siguieron en su sitio sin dimitir y todo siguió igual.

Aquí tenemos un ejemplo de los muchos que existen, donde se ve la ausencia de un gobierno. El Dictador decide y solo usa a los miembros del gobierno para que ejecuten sus decisiones, es decir, sus ministros no gozan de autonomía para decidir y solo son meros ejecutores.

Y cuando el Dictador decide, lo hace consultando o como intermediación del verdadero gobierno, que es su familia. Su familia no posee ni la formación ni la información para decidir en temas de Estado. Y ello explica los graves errores de la mayor parte de las decisiones.

Esto conforma un gobierno caótico, ya que no existe unidad del órgano decisor y ejecutor y las decisiones no se ajustan a ninguna normativa o patrón. Y así, los miembros del gobierno no comparten el mismo criterio para la mayor parte de los temas.

La situación de caos ha empeorado. Cada vez se entiende menos las decisiones del Dictador y los mismos miembros de su gobierno encuentran dificultades para entenderlas y ejecutarlas.

El último caso de acto arbitrario es la detención, traslado a Malabo y arresto domiciliar de un magistrado de la Audiencia Provincial del Litoral. La decisión y la chapuza es obra, al parecer, de Teodorín, no cuenta con ningún apoyo del gobierno ni del poder judicial y viola gravemente varias leyes. El magistrado es persona aforada, término que con toda seguridad desconoce el varón mayor del Dictador. Sobre este tema grave volveremos otro día.

Centro Panafricano

Africanidad.com es el Web-Blog del Centro Panafricano y de Estudios Panafricanos Kituo cha Wanafrika Asociación legalizada en 2006 con el objetivo de defender y promover la cultura africana, Centro Panafricano tiene Estatus Consultivo en el Consejo Econónico y Social de Naciones Unidas, más información en www.CentroPanafricano.com y en info@centropanafricano.com

No hay comentarios:

Leave a Reply

Nota importante: las opiniones expresadas en los artículos de Africanidad.com no son necesariamente las de su redacción o las de Centro Panafricano. Los comentarios están moderados y pueden tardar varios días en publicarse, sólo se publicarán si el lenguaje es respetuoso.