Larry Williams y Carri Williams culpables del asesinato de Hana Alemu (Williams)

Larry y Carri Williams de Washington,EEUU, adoptantes de Hana Alemu (Williams) (Hannah Alemu) y su hermanastro Immanuel, ambos nacidos en Etiopía, han sido declarados culpables del homicidio de Hana por abusos y negligencia.

Por: Redacción Africanidad.com

La pequeña Hanna poco después de su adopción
Según se desprende de la resolución judicial, la pareja dejó morir a Hana Alemu de hambre e hipotermia en el patio trasero de su vivienda de la localidad de Sedro-Woolley en mayo de 2011. La autopsia reveló que Hana falleció de una hipotermia agravada por su severa desnutrición. La niña fue hallada muerta, cubierta por hematomas, con la cabeza rapada y boca abajo, con la cabeza hundida en el barro. La víctima tenía una edad aproximada de 13 años en el momento de la muerte.

La policía acudió al lugar de los hechos tras recibir una llamada de la madre diciendo que "su hija se había suicidado". Immanuel, el otro niño adoptado por la pareja estadounidense, hermanastro de Hana, fue encontrado por la policía en estado de desnutrición extrema y con marcas de severos castigos.

Immanuel declaró en el juicio que él y Hana eran brutalmente golpeados con palos, cinturones y cables eléctricos, lavados con chorro de manguera al aire libre bajo temperaturas extremas. También les obligaron a comer alimentos que estaban congelados, además frecuentemente eran encerrados en armarios como castigo, donde les hacían escuchar una y otra vez grabaciones de sermones religiosos.

Imagen del pequeño Immanuel
La familia, cristianos fanáticos, podrían haber seguido las instrucciones de un libro cristiano sobre cómo castigar a los niños. Durante el juicio sus aberrantes declaraciones fueron confirmando los hechos, el hombre declaró que el niño "comía más de lo que se esperaba" y la mujer que la Hana "se había suicidado negándose a comer". La defensa utilizó argumentos igualmente increíbles al intentar sostener que el comportamiento de los niños era antisocial.


 Los asesinos de Hana, Larry Williams y Carri Williams durante el juicio

La pareja tenía además siete hijos biológicos sobre los que infringían similares castigos. Sin embargo también se ha corroborado que sus padres les habían dado autoridad para castigar a los adoptados. En esas condiciones apenas es posible imaginar el horror vivido por esos niños. Todos los menores fueron retirados de la custodia de los padres por los servicios sociales al conocerse los hechos en 2011.

El jurado encontró al hombre, Larry Williams, culpable de homicidio en primer grado, mientras que su esposa, Carri Williams, fue declarada culpable de homicidio por abusos. Ambos fueron además declarados culpables de asalto y enfrentan la posible cadena perpetua. El juicio fue aplazado en varias ocasiones y se tuvo que realizar una exhumación del cadáver de Hana para confirmar la autopsia inicial.

La comunidad africana, y en especial la etíope, están conmocionadas y piden un mayor control de las adopciones internacionales e incluso su total prohibición. Demasiado a menudo se asume que los niños están siempre mal en África y que en Occidente estarán siempre mejor. Con esta premisa se han dado muchos casos de venta de niños, incluso sin el conocimiento de sus padres y adopciones a la fuerza mediante secuestro, como en el caso criminal del Arca de Zoé en Níger

Por otra parte familias adoptantes se han sumado al grito de indignación y piden que el caso no genere confusión y rechazo. En Facebook se ha abierto una comunidad para recordar a Hana: https://www.facebook.com/groups/hana.alemu/ Hana e Immanuel fueron adoptados en 2008 Larry Williams, que es sordomudo, trabajaba para la compañía Boeing y Carri Williams era ama de casa y se ocupaba de la educación de los niños de forma independiente en la casa.

Hana con su familia en Etiopía
Aunque no se pueda culpar por entero al sistema de adopciones, lo cierto es que fallaron estrepitosamente los mecanismos de control para saber qué clase de familia iban a encontrarse estos dos niños. Tanto Hana como Immanuel tenían familia extensa en África. Queda claro que en este caso el viaje a Occidente no sólo fue absurdo e innecesario sino la antesala del horror y la muerte para Hana y un trauma con una secuela inolvidable para Immanuel.


Siguiente
« Anterior
Anterior
Siguiente »
0 Comentarios

Nota importante: las opiniones expresadas en los artículos de Africanidad.com no son necesariamente las de su redacción o las de Centro Panafricano. Los comentarios están moderados y pueden tardar varios días en publicarse, sólo se publicarán si el lenguaje es respetuoso.