El servicio publico de Correos no existe en Guinea Ecuatorial


Bata, 29 de septiembre de 2013.-


Por: Nvo Zang Okenve Mituy (Nvo Okenve Ndo) 
Fuente: Redes Sociales 

Me queda poco tiempo para estar aquí en Guinea. Vivir aquí  especialmente en Bata, es como vivir en las catacumbas de Matrix, pero sin organización.

El tráfico de vehículos en las calles es totalmente caótico. En los cruces, como no hay ley, se trata de ver quién tiene más miedo a que le rompan el coche y ése es el que cede el paso. No he visto un guardia de municipal que regule el tráfico desde que he llegado aquí  un mes y algo. 

Las aguas pestilentes de la exigua red de saneamiento permanecen estancadas desde que estuve aquí en 2011 y las botellas de plástico y latas de bebidas sobrenadan o se yerguen sobre tales aguas, esperando que el ángel exterminador del juicio final llegue a Guinea y decida arreglar este país abandonado por la razón.
 
No hay ayuntamiento. Mejor dicho, no hay servicios municipales. El ayuntamiento no asume ningún servicio porque no se siente obligado a prestar servicios a las personas. Hace tiempo, desde que se fue España de aquí, dejaron de existir los ciudadanos en Guinea y se pobló de súbditos y subordinados que caminan por las aceras como robots. Puedes pisarlos con un tanque y no oirás ninguna queja. En su interior ya no hay alma, se lo comió el tirano.

El otro día quise enviar una carta pero no pude hacerlo. El edificio de Correos ya no existe. Mejor dicho, ha cerrado. Como lo oyen: El edificio de Correos de Bata no existe ya.
Creí que era una broma.

En mi último viaje a Mikomeseng, mi pueblo, fui a visitar la oficina de Correos, que se encontraba enfrente de la delegación gubernativa desde los años 1950: ESTABA CERRADA.
Pregunté a la gente qué pasaba y me dijeron que hacia mucho tiempo que llevaba cerrada. El correos, segun me informaron, fue cerrado por el dictador desde que existen los teléfonos moviles. Obiang dijo que la gente podia usar los servicios privados para enviar paquetes, servicios que por cierto no vi por ningún lugar.

Aunque me falta por visitar otras ciudades por confirmar la grave noticia, puedo asegurar ya que EL SERVICIO DE CORREOS HA DESAPARECIDO EN GUINEA ECUATORIAL.

Ahora me explico que una carta certificada que DECAM envió a Obiang hace 5 o 6 años, nos fue devuelta después de estar 6 meses dando vueltas entre Malabo y Bata.

Si hacían falta pruebas para confirmar el desmantelamiento o la ausencia de un Estado que nunca llegó a existir, ésta es la prueba rotunda: GUINEA NO TIENE CORREOS.

Si un Estado no tiene Correos ¿Como puede el Estado dirigirse a los súbditos, que no ciudadanos?

El dictador, para quien nadie es nada, incluyendo sus ministros, tiene abierto un espacio en la radio de Bata y Malabo llamado "comunicados oficiales". Ahí se convocan a los ministros tanto para una reunión como para el plan protocolario de la llegada de un gerifalte o del mismo dictador: la primera a la que suelen citar es a la alcaldesa, una hora antes del evento, luego los viceminsitros, luego los ministros a secas, luego los ministros vice primeros ministros de esto o de aquello, luego el primer ministro que no es jefe de gobierno sino coordinador, luego el vicepresidente que lleva las maletas del presidente y luego el vicepresidente chulo que manda detener a magistrados de la audiencia provincial...

Ahí en la radio se envía mensajes convocando a los maestros a una reunión o para recibir al presidente regional del partido único PDGE. Aquel que no oiga la convocatoria no tiene justificación.

Contraviniendo el principio de publicidad moderno, la radio es la voz de su amo y nada se dice por escrito, ni en el Boletín Oficial del Estado ni por carta para notificación fehaciente al administrado. Y no se vayan a creer que la telemática ha irrumpido para desbancar al correo normal. Simplemente el correo normal ya no existe.

Como lo oyen: el general Obiang, como no tiene quien le escriba, ha ordenado el cierre de todas las oficinas de correos del país. Si alguien quiere decir algo a alguien, que le llame por teléfono  para que la familia del tirano pueda ganar mucho dinero, ya que son ellos los que se han instalado como gerentes de las tres empresas de teléfono que hay aquí  todas con capital estatal y compitiendo entre ellas. Pero con beneficios privatizados.

Si Obiang pudiera ordenar pagar el aire que respiramos los guineanos aquí  ya habría inventado algo, siempre al margen de la Ley, como siempre , para sacarnos lo poco que deja su familia al resto, de los enormes recursos petrolíferos y gasísticos que hay.

No hay Estado. Es un gran negocio del dictador. Todo para él es un negocio.

Además no quiere que los guineanos se comuniquen por escrito mediante correos. Algunos de los vigilantes robots que tiene el tirano no saben leer y necesitaría disponer de varios de ellos para filtrar el trafico de correos dentro del país.

¿Pero como puede haber actividad económica sin servicio de correos?. Los contratos, las facturas de todo tipo, los balances, las nóminas, las notificaciones judiciales, las notificaciones administrativas, los exhortos, etc. etc. todo debe ir a través del servicio de correos. No habiendo tal servicio de correos, resulta que nada de lo que he mencionado, un listado corto de todo lo que viaja en los países del mundo a través del correo, nada de ello, existe en Guinea Ecuatorial.

Como ejemplo de ello, las nóminas de los funcionarios, empleados y trabajadores no se confecciona ni se envía a los trabajadores a sus casas antes del pago de los salarios cada mes. Así como lo oyen: NO HAY NOMINAS. Los trabajadores no saben lo que cobran ni los conceptos que suman su exigua paga. No saben si se paga o no a la seguridad Social. Y si un trabajador pide una nómina, le miran de forma rara, no entienden para qué lo pide, le piden 500 cfas para tramitarlo y le llega después de 3 o 4 meses. Y cuando lo mira y lo compara con lo cobrado, cualquier parecido es pura coincidencia. Como lo oyen.

Claro. No hay notificaciones ni nóminas para que nadie sepa de donde viene lo que cobra o por qué cobra lo que cobra y así los listos se hacen con parte de las nóminas de los trabajadores.

El dictador luego dice que hay mucha corrupción y no asume su parte de culpa, que es mucha, en la corrupción mastodóntica que existe en este país  que no se parece a ninguno de este mundo terrenal.

No sabe el tirano que su orden de eliminar el correo implica corrupción, porque cuando haya que hacer una notificación como cobrar recibos acumulados, mandarán a alguien y éste, por viajar, llamar y preguntar quién vive aquí  cobrara lo suyo. Y si va acompañado por un guardia, para asustar, habrá que pagar también al guardia y a su ayudante. Como lo oyen.

Actividad económica por tanto aquí no existe. Existe una ficción pero los usuarios no reciben ningún servicio decente. Son expoliados, no tienen derechos, porque en todas las empresas está presente el dictador con su familia y las empresas miran por encima del hombro a los clientes, que casi deben pedir un favor para comprar un producto o un billete de avion. 
Aqui quien no corre, vuela. Todos se afanan en moverse mucho para hacerse con el 20% que la familia del tirano deja caer como migajas. Todos los días aparecen casos de corrupción, que son la punta de iceberg de la pléyade oculta de casos de magno-corrupción que aquí hay. Algunos de los que destapan algún caso es para vengarse o para hacerse con el tinglado del que se ha preparado la caída temporal en desgracia y... robar a su vez. Alguna queja que ha podido oírse es por no haber "equidad" en el reparto del robo.

Lo mas increíble de estos casos de corrupción es que ninguno de ellos devuelve lo robado y no duran el cárcel más de seis meses.

A nadie le preocupa por tanto la ausencia del Estado como proveedor de servicios al ciudadano ni la desaparición del servicio de Correos. A muchos les preocupa más el cargo o el tiempo que disponen para robar, mientras se construye sus casas.

Nada podrá funcionar mientras no exista el Estado. Muchos servicios dependen del servicio de Correos.

Si Guinea no dispone de Correos, debe notificarlo a los organismos internacionales como la Unión Postal Universal. Y así  cuando un ciudadano moscovita fuera a depositar una carta para Celestino Okenve que vive en Bata, le dirán que Guinea Ecuatorial no existe... en el mundo del Correo. De todas formas la carta no me llegaría porque la casa donde vivo no tiene calle ni número ni letra. Como todos los batenses, vivo en un barrio sin calles ni plazas.

Siguiente
« Anterior
Anterior
Siguiente »
0 Comentarios

Nota importante: las opiniones expresadas en los artículos de Africanidad.com no son necesariamente las de su redacción o las de Centro Panafricano. Los comentarios están moderados y pueden tardar varios días en publicarse, sólo se publicarán si el lenguaje es respetuoso.