El panafricanismo y nosotros, en el siglo XXI




Por:  Ababacar Fall-Barros

Con motivo del quincuagésimo aniversario de la creación de la OUA (Organización de la Unidad Africana), ahora UA (Unión Africana), se habló mucho del panafricanismo. Nosotros, en este contexto, sin tratar de reescribir la historia y sus incidentes, nos contentamos con hacer algunos recordatorios históricos con respecto a su nacimiento y objetivos, antes de abordar las perspectivas actuales y futuras.

ALGUNOS RECUERDOS HISTÓRICOS DEL PANAFRICANISMO

El panafricanismo nació de los flancos de la opresión, con el advenimiento de la esclavitud desde el siglo XV hasta el siglo XVIII. Pero donde hay opresión hay lucha y resistencia, los negros que sufrieron esta situación inhumana nunca se han rendido, ni bajaron la guardia. Es por esto que en Brasil, los esclavizados en rebelión crean en la primera mitad del siglo XVII hasta el siglo XVIII, la República de Palmáres. Pero en Haití, después de una revolución épica dirigida por Toussaint Louverture y Dessalines, fue fundada la primera república negra. Estos acontecimientos ayudan a fomentar la conciencia de la diáspora en los Estados Unidos, Europa y África, llevando a la creación de un movimiento político donde se plantean una serie de ideas y reivindicaciones a través de varios congresos (1919, 1921, 1923, 1927 y 1945) de los cuales los mas visibles eran; Henry Sylvester Williams, Marcus Garvey, Williams E. B. Dubois, Anthenor Firmin, Nandi Azikiwé, George Padmore, Francis Kofie , Kwame Nkrumah. 

Durante estos congresos y en sus conferencias, se hacía mucho hincapié en los objetivos que giran en torno a la solución de los problemas derivados del colonialismo, la solución pacífica a la dominación, el respeto de los derechos humanos, para ello la columna vertebral tenía como contenido un nuevo marco para la cooperación internacional. Resaltamos que Lamine Senghor y Garang Kouaté, son combatientes panafricanistas por muchos años victimas del ostracismo colonialista y neo-colonialista. 

En el 5 º Congreso (según Philippe Ouedraogo), un joven de Sierra Leona Marcus Grant, plantearía una “salida programática”, que decía mucho acerca de la voluntad de los líderes del movimiento para escapar de la dominación colonial:

"No queremos morir de hambre por más tiempo, mientras trabajamos duro para apoyar al mundo, con nuestra pobreza y con la ignorancia, para beneficiar una aristocracia falsa y para un imperialismo desacreditado. Condenamos el monopolio del capital, del enriquecimiento per se y de la industria privada sólo para beneficio propio…..Vamos a presentar una denuncia, iniciar llamadas y continuar con la justicia. Vamos a hacer que el mundo escuche la realidad de nuestra condición. Vamos a luchar en todas las formas posibles para la libertad, la democracia y la mejora de nuestra condición social. "

La lucha por el reconocimiento de los legítimos derechos de los pueblos negros de África y de la Diáspora, desde el final de las dos guerras mundiales, se aceleran los esfuerzos para lograr la independencia africana. Por lo tanto, excepto en Etiopía y Liberia en los años 60. La mayoría de los países africanos al sur del Sahara, consiguieron la independencia. Angola y Mozambique en 1975.

DE LA ACTUALIDAD DEL PANAFRICANISMO EN EL SIGLO XXI

Detrás de la independencia, grandes militantes panafricanistas tales como: Kwame Nkrumah, Cheikh Anta Diop, David Diop, Sekou Toure, Mamadou Dia, Patrice Lumumba, Modibo Keita, Frantz Fanon, Djibo Bakary, Nelson Mandela, Tidiane Baidy Ly, Samba Ndiaye, Thomas Sankara, donde todos ellos han aportado sus convicciones, hoy en sus tumbas(excepto Mandela que está aun entre nosotros) después de haber hecho frente a la adversidad y a las vicisitudes de la vida, otros grandes hombres habrían retomado el camino de al lado, con otros panafricanistas seriamente comprometidos por un África en el camino de la salvación panafricanista. Pero, al mismo tiempo, los falsos panafricanistas, colonizados de la cabeza a los pies, exteriormente los valores humanos negros estaban mas alineados con la defensa de los intereses de la ex-potencia colonial. Entre ellos uno que ha ido a tocar la puerta del movimiento para contribuir diligentemente a reclutar tropas del África occidental durante la Primera Guerra Mundial 1914/1918.

De esta manera, dos personajes, Blaise Diagne y Senghor adquirieron status quo colonialista, básicamente en contra de la idea de la independencia, asestaron un nefasto golpe al movimiento del panafricanismo. Se puede comprender por la vía de la consecuencia, que sean resistentes a todo lo que concierne a la enseñanzas de las lenguas nacionales africanas. No nos dicen que “ Senghor ha organizado involuntariamente el fracaso del continente en la Unidad Africana”. No dejamos de hacer politiquería y palabreríos, evitando sorprenderse por los aliados y sus circunstancias. “Senghor, todo negativo” decían dos de nuestros compatriotas, después de su muerte. El siempre organizó voluntariamente el fracaso de la unidad africana, por intereses cripto-personales. ¿Por qué no quería ver a Cheikh Anta Diop, incluso ni en fotografía?. Porque simplemente este último amaba al África y le hacia sombra en lo concerniente a los “falsificadores de la historia”.

Es por ello que los padres fundadores del panafricanismo han hecho un trabajo importante por sentar las bases de la lucha, por un África libre e independiente, que no es lo mismo, lo hecho por alguna élite traicionera que por mucho tiempo han retomado el lugar de los antiguos gobernadores de las colonias. Sobre todo en el África francófona. Y lo menos que podemos decir es que los padres y los principales líderes del movimiento a finales del siglo XX, no deberían estar satisfechos con la situación del movimiento en el que están. Tanto desde el punto de vista del compromiso político militante, como desde el punto de vista del progreso económico y social.

Porque en cuanto al desarrollo del pensamiento, el desarrollo del progreso científico-técnico y de la legislación internacional, África está por debajo de la situación en la que debería estar, en el concierto de las naciones. Sobre todo, teniendo en cuenta el potencial que tiene en términos de recursos humanos, la agricultura, la minería, el agua, etc. Pero ¿cuáles son las causas? La responsabilidad de nuestros propios hermanos, en primer lugar, comprometidos sin ninguna duda.

Por eso frente al legado político de los primeros panafricanistas que lucharon por el delito de la esclavitud, el colonialismo y luego de otros políticos asimilados y formateados para defender los intereses neocoloniales egoístas, han dado la espalda a los intereses de sus pueblos y de sus naciones. Los portadores de las ideologías efímeras (“Negritud”,“Francofonía”) estas ideologías vinieron a corromper las élites y los pueblos o a conspirar para matar a los que tenían posiciones progresistas (tales como; en Camerún Felix Moumie, Osando Afana, Ernest Ouandie, Amilcar Cabral en Guinea y Cabo Verde, en Chad Bono, Sankara, Gaddafi, etc.), Gbagbo, afortunadamente, todavía está allí para sacar al África de la miseria y la pobreza. Apoyado en esta ocasión por parte de sus patrocinadores políticos de Occidente que han encontrado en su colaboración, un regalo del cielo para proseguir la explotación secular de África. Así que desde todo punto de vista, África estará tocando fondo en cualquier momento.

Además de Modibo Keita, Nkrumah, Sekou Touré y otros, en lugar de inspirarse en las enseñanzas de '' Los fundamentos económicos y culturales de un Estado Federal Negro para África'', libro del gran panafricanista Prof. Cheikh Anta Diop, para estimular un desarrollo autónomo armonioso, antes de pensar en producir en el exterior, falsos panafricanistas que solíamos llamar “listos para repetir”, ayudando a colocar al África en el campo del neoliberalismo destructivo.

En la actualidad, estamos bajo la influencia de la ideología de Berlín (1885) y Fashoda (1898). El retorno de la política de las cañoneras, el ambiente de politiquería es evidente, no podemos dejar de decir con David Diop, el poeta Dimbokro (masacre en la ciudad del mismo nombre Dimbokro, en Costa de Marfil y Populo-condor) que es “La ronda de las hienas alrededor de los cementerios”. Por lo que dijimos recientemente “el efluvio del petróleo, el brillo del oro, los minerales de uranio, el coltán, el cacao, le hacen perder la serenidad”.

Francia y sus aliados en Occidente bajo falsas pretensiones articuladas en otro lugar, no dudan en atacar, Costa de Marfil, Libia (país libre e independiente), antes de la intervención maquillaje en Malí, bajo una supuesta “solidaridad humanitaria'' traicionada por el mandato sobre la fecha imperativa para la organización de las elecciones presidenciales, el próximo mes de julio.

La reciente declaración del Presidente Hollande sobre la situación en Malí (''Voy a ser implacable en el respeto del calendario electoral''), que ha denunciado enérgicamente Aminata Traoré, ex ministra de Cultura en su país, Malí, refuerza la tesis de los que hablan de la recolonización de África. Las elecciones hacen parte de la soberanía de un Estado, es inconcebible que un país extranjero (así sea amigo), pueda reclamar un derecho a intervenir en este ámbito. Este es un aspecto horrible de la realidad de la “soberanía africana” en el siglo XXI, ni siquiera se da una oportunidad a los panafricanistas para mostrar su solidaridad con la República Saharaui Democrática y Nueva Caledonia, como parte de su lucha por la liberación. Y si ninguno de los “panafricanistas en el poder'' se ha atrevido a levantar un dedo para denunciar el comportamiento de François Hollande y dar apoyo a Aminata Traoré, se demuestra a la luz que estamos delante de gobernadores negros a la orden y complacientes.

PANAFRICANISMO Y PERSPECTIVAS

En este momento “el renacimiento africano” se menciona a menudo cuando se trata de panafricanismo. Es interesante hablar de este concepto, pero no como una opción atractiva para los “listos para repetir'', que se apresuran al refrito de todo lo que sale de los laboratorios de ideas de los pasillos del FMI y del Banco Mundial. Como estas muestras “Democracia, Competitividad, Crecimiento,” etc. El renacimiento africano es inconcebible fuera de los proyectos políticos de África para liberarse. Pero aquellos que son sobre cuestiones de actualidad política en nuestros países, son descalificados en su mayor parte, por hablar sobre el renacimiento.

“ La democracia liberal, tal como se define en occidente, no la queremos más. Preferimos hacernos la pregunta de cómo democratizar de otra manera, dando un verdadero control a los ciudadanos''. (Aminata Traoré, en Rue89).

El espíritu de “la democracia bajo el árbol de la palabra'' ha sido sustituida por elecciones fraudulentas entregadas por una elite que se niega a salir de su centro de poder. El panafricanismo no debe ser mas el asunto de una elite, pero si el asunto de las personas que producen la riqueza social. Los habitantes de las ciudades y pueblos están excluidos de las decisiones políticas en este momento. Solicitados en las contiendas electorales, ebrios de promesas, se les pide de inmediato volver a sus lugares, sin poder influir en las decisiones a partir de ese momento.

En lugar de una verdadera democracia participativa, se nos ofrece una “democracia señuelo”. Es decir, una democracia truncada, supervisada por tanques, bayonetas y granadas. Frente a una democracia que funciona al revés, debemos preferir la democracia sensación que se ha probado en nuestros ancestros africanos (consenso bajo el árbol de la palabra), y en la América del Sur, como la que se inició en el municipio de Porto Alegre. Se señaló a Brasil, Venezuela y Cuba, entre otros. Creemos que que lo que se obtiene con el “Consenso bajo el árbol de la palabra'', no se puede conseguir con el'' Consenso de Washington''. Especialmente los resultados observados en el campo del desarrollo económico y social de estos países, son inconmensurables con los obtenidos en el Sur.

Esto incluso en Occidente. Es por eso que siempre hemos sostenido que los activistas pan-africanistas no deben ignorar las experiencias que ocurren en estos países del sur. Así es como siempre hemos creído que la lucha de los que luchan en el sur, nuestra. Así que nuestra solidaridad con los países del Sur se han instalado en un componente del panafricanismo, que tiene grandes comunidades llamados'''' afrodescendientes no deben faltar. '' El venezolano dice:'' Nuestro Norte es el Sur''. De hecho, un sinnúmero de comunidades de ascendencia africana, que fueron deportados durante la esclavitud, viven en el Caribe, Cuba, Venezuela, Colombia, Bolivia, México, Países Bajos, etc. Y sólo imaginar ... hasta los Andes. En cuanto a Garífunas, parece que esta es la única comunidad de descendientes afro-caribeños que nunca habían conocido la esclavitud desde su instalación en América Central. En algunos países (parece), los descendientes de africanos constituyen la mitad de la población. Dado que el ideal de la democracia, la libertad, el progreso y el desarrollo con el apoyo del panafricanismo, debemos ser solidarios con los pueblos de esos países con los que compartimos, el sufrimiento, la lucha por la emancipación, por siglos. Sobre todo porque el propio presidente Hugo Chávez, quien consideró afrodescendiente, lo ha hecho todo en su vida al trabajar por el fortalecimiento de los lazos históricos, políticos y económicos entre América del Sur y África. El África y América Latina, la cumbre que ayudó a nacer el Festival Cultural con los Pueblos de África, constituye una muestra.

DEL SOBRESALTO DE LOS VERDADEROS PANAFRICANISTAS

Ante la situación caótica en que se encuentra nuestro Continente, ¿como hacer para “conseguir otra África posible”?. Pensamos y creemos que el militante panafricanista y activista por la recuperación de la verdadera independencia y soberanía de África, debería movilizarse y rechazar ser la estela de los teóricos atrasados, los líderes de todos los partidos políticos deben ser venidos del pueblo. Por supuesto, debemos romper con la élite de (el mundo de la política, sindical, económica, falsos morabitos confundidos), porosos a los encantos del neoliberalismo que lo explica todo por “la complejidad de la sociedad africana” y otros fenómenos, que sirven para capitular, ante los peligros que nos enfrentamos.

La generación más joven de Panafricanistas, debe poner la cabeza sujeta en el tema de la agricultura, y no dejarse llevar por las teorías y conceptos huecos, sin sentido en el contexto de nuestra realidad de PPTE(Países pobres altamente endeudados). ¿Crecimiento con qué? Con que medios de producción debemos tener el crecimiento, en un momento donde nos hace falta electricidad por todas partes. En Senegal se suele decir que en 1960 nuestro PIB era superior al de Corea del Sur sin darse los indicadores que lo causan. El principal indicador desde nuestro punto de vista, es la domesticación de nuestra soberanía e independencia de nuestra antigua potencia colonial. Siempre nos hacemos estas preguntas y se la hacemos a nuestros economistas, generando soporíferos debates, sin porvenir: ¿Cómo nos podemos desarrollar si nuestra economía (moneda, banca, agricultura, industria) están todavía en manos de los grupos de presión nacionales apoyados por el poder colonial?. 

Creemos que mientras la elección no se concrete, debemos determinar nuestras prioridades (la autosuficiencia alimentaria o la agroindustria, a continuación), tratar luego con Japón, Brasil, China, India, Alemania, Corea del Norte, Irán, es utópico hablar de desarrollo y mucho menos de crecimiento o de la competitividad que existe sólo en la mente de los “estadísticos motivados”. En nuestra subregión, de muchos países regados por kilómetros de ríos, tenemos que seguir importando grandes cantidades de arroz, cebolla, tomate, trigo, etc. Malí, que estaba en el camino correcto, hace un buen número de años antes de la crisis, era en gran parte autosuficiente en cereales (arroz, mijo, combinados). En una reciente contribución, destacamos que: la ugandesa Rhoda Peace, que coordina Tumusiime, en la Unión Africana, con el tema'' Construyendo autosuficiencia alimentaria para la aplicación del calendario 2063 y la seguridad alimenticia nutricional”, estaría interesada en el estudios de esta realidad como “caso de estudio”. Después de volver a la agricultura para colocar el problema de la erradicación del analfabetismo y su corolario de la enseñanza de las lenguas nacionales, a la querida UCAD en homenaje a Cheikh Anta Diop, debe seguir. A este respecto, sobre la base de los logros científicos e históricos de Cuba para erradicar este mal, podría ser una realidad en el marco de los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM) en menos tiempo (en 2017) que aquel de la edad de nuestra independencia. Cuba y Venezuela tuvieron éxito en menos tiempo. No hacer caso de los logros científicos y técnicos en el nombre de la ideología o de un falso pretexto de la politiquería, sería como negar la realidad de las Nuevas Tecnologías de la Información en el siglo XXI. Cuba no impidió la voluntad de algunos laboratorios de EE.UU. para beneficiar al pueblo estadounidense por el éxito de Cuba en el campo de la biotecnología médica.

La teoría sin práctica es estéril. Algunos líderes políticos africanos han aprendido por su propia cuenta. Los campesinos pobres no se preocupan por las “teorías del PIB y el PNB, el crecimiento de 2 dígitos” etc. Un Panafricanismo de los pueblos que está ahora en construcción, debe hacer comprender que una de las causas de su desgracia es debida al sistema '' Golo di di bahía baabun Dunde'' (el mono cultiva y el gorila se apropia). Sin ese idioma, sin la fusión con ellos, será difícil de lograr nuestros objetivos, incluyendo la destrucción del siniestro Pacto Colonial que habla de (LOS ACUERDOS DICHOS DE COOPERACION TECNICA Y MILITAR), sobreviviendo mas de 50 años y firmado entre Francia y algunas de sus antiguas posesiones coloniales. Acuerdos en los cuales luchan fuertemente los Profesores Agbohou y Seraphim, conocidos economistas de renombre, naturales de Costa de Marfil.

He aquí un extracto asombroso del anexo II del PACTO firmado el 24 de abril 1961, entre Francia, Costa de Marfil , en compañía de Dahomey (ahora Benín) y Níger. Mutatis mutandis, las disposiciones de este documento se aplican a todo el África, conectado a Franciáfrica 

"Artículo 1 Las materias primas estratégicas y productos mencionados son:

Primera categoría: hidrocarburos líquidos o gaseosos; 

- Segunda categoría: uranio, torio, litio, minerales de berilio y sus compuestos”

Y el párrafo 2 del artículo 5 del presente anexo:

"En cuanto a estos mismos materiales y productos, la República de Costa de Marfil, la República de Dahomey (Benín) y la República de Níger, a los fines de la defensa se reserva mediante venta con prioridad a la República Francesa, después de la satisfacción de necesidades de su consumo interno y la oferta por prioridad a través de ella”.

¿Como estos acuerdos podrían ser firmados y estar vigentes hasta nuestros días?

Muchos abogados han protestado contra estas disposiciones. El Tribunal de Justicia Africano debería poner a derecho a todos los estadistas africanos que dejaron continuar con estas disposiciones odiosas. De todos modos el panafricanismo no puede ser revivido y densificarse, junto a una ignominia de esta magnitud. Pero lo que importa es que uno no debe confiar en los representantes de aquellos que se aprovechan de esta situación para cambiar el orden de las cosas. Sólo panafricanistas de nuevo tipo pueden asumir esta responsabilidad.

Ya comienzan a surgir algunos de ellos. Prof. Sanoussi Diakité, Bertin Nahum, son algunos ejemplos. El primero fue clasificado como el cuarto puesto de los empresarios más innovadores del mundo, según un famoso diario canadiense. El segundo inventó una máquina de descascarado de fonio (cereal africano) en 8 minutos procesa 5 Kg contra las 4 h.30 que se hacía anteriormente. Este es un gran ahorro de tiempo para las mujeres de las poblaciones de África del Oeste). Estos dos ejemplos muestran que el genio está en las personas. Simplemente liberar las energías, “Que se abran cien flores y que compitan cien escuelas”. Así que a pesar de las vicisitudes del tiempo, hay motivos para la esperanza si tenemos confianza en el futuro y en la inventiva de nuestro pueblo.

Otra razón para la esperanza son los panafricanistas de la diáspora, herederos de Marcus Garvey y Nkrumah, por nombrar sólo algunos, que no fueron indiferentes al desarrollo de la lucha que tiene lugar en el continente. Siguen llevando la solidaridad en la lucha. Pero sin perder de vista que hicieron con su estancia en el Norte, haciéndola más útil en el Sur que en el Norte. Necesitamos todo el mundo piense en las inversiones, pero que las personas se pueden beneficiar de ellas, como es el caso de algunas localidades en Senegal. En el campo de la “economía deportiva”, un número de millonarios o multimillonarios del fútbol sobre todo, no están en esta dinámica. Algunos vuelven a nosotros antes o después del final de su carrera con los bolsillos llenos, decimos recientemente, pero “sin perspectivas claras acerca de su participación en el esfuerzo de desarrollo para un renacimiento africano, en el campo de la inversión útil, conveniente, para el beneficio de sus pueblos y de nuestros países”. Otros vuelven empobrecidos después de un mal gobierno autónomo. Los intelectuales de la diáspora también se encuentran en el mismo barco. ¿Cómo son estos maestros, estos médicos (con excepción de aquellos que ya han regresado como el Dr. Gaoussou Fadiga), que ofician en Europa, América del Norte y Asia? Cómo los bancos, ¿cuántos proyectos agrícolas?, ¿cuántas Universidades?, Laboratorios y otras cosas podrían desarrollarse en sinergia con los atletas, ¿artistas de la diáspora?. Esa es la manera de ir a un verdadero renacimiento africano (a pesar de las dificultades), que permita frenar la emigración peligrosa y que constituyan para los gobiernos de África en bancarrota, una válvula de seguridad.

Sin embargo se ha dicho de una vez por todas, que el renacimiento político africano se debe hacer sin llevar las toallas del pasado o del presente, los liberales y de todos aquellos que buscan falsificar la historia política para cuidar su imagen ante la juventud que esta cansada de las mentiras de los políticos corruptos. Esto es válido para todos los que están al servicio de oficinas y fundaciones que dicen cosas falsas en provecho de lo humanitario. Haber sido un compañero de Cheikh Anta Diop, Thomas Sankara, Frantz Fanon, etc, o haber desplegado pancartas para decir NO a De Gaulle, no sirve de nada si nos convertimos en portadores de las toallas de los liberales como Abdoulaye Wade, Sarkozy y sus similares. El renacimiento africano pasará, por ejemplo, por actos de la clase que representa en dos resoluciones emitidas al final de la última sesión de la U.A.(Unión Africana), para hacer lo que le entregamos la CPI (Corte Penal Internacional) en su lugar y que un ejército continental sea constituido para prescindir de las operaciones Serval o de AFRICOM.

Se podrían llenar innumerables páginas para designar los indeseables de la bañera del “Renacimiento Africano”, pero digamos que tanto como los falsos panafricanistas, los ex-sesenta-ochentones y otros ex medallistas de cierta izquierda, amantes de plazas y palacios al servicio de los liberales, no serán expulsados del movimiento panafricanista, el Renacimiento africano tendrá que esperar otros cincuenta años. Especialmente esta parte hipócrita que critica, después de perder sus privilegios con un gobierno impopular,

En cualquier caso, cualquier proyecto de cualquier renacimiento africano si no lleva los ideales políticos de Nkrumah, Amílcar Cabral, Thomas Sankara, estará condenado al fracaso y sólo servirá para prolongar el sufrimiento de las masas africanas.

Dakar, 28 de mayo 2013

(*) Ancien contrôleur de gestion à la Direction du Budget au Ministère des Finances 

Diplômé de l’ex-Institut d’Etudes Administratives Africaine (IEAA) de l’Université de Dakar

Ex-membre du bureau politique de And Jêf/Pads 

Publicado en: http://www.aporrea.org

Traducción del francés por César Quintero Quijada
cesarquinteroq@gmail.com

Siguiente
« Anterior
Anterior
Siguiente »
0 Comentarios

Nota importante: las opiniones expresadas en los artículos de Africanidad.com no son necesariamente las de su redacción o las de Centro Panafricano. Los comentarios están moderados y pueden tardar varios días en publicarse, sólo se publicarán si el lenguaje es respetuoso.