Programas espaciales africanos; burla y realidad

Por: Antumi Toasijé
Historiador, politólogo
Director de: Wanafrika.org

Estos días se ha publicitado la exposición Afronautas de la fotógrafa Cristina de Middel (Alicante 1975). La exposición se basa en una "iniciativa" de un "profesor" de ciencias de Zambia quien al parecer en 1964 habría solicitado subvención a la UNESCO para enviar personas y animales a la Luna. La exposición recoge en un tono altamente ridiculizante, kitsch e incluso "fiqui" lo que hubieran sido imágenes del seguimiento de dicha experiencia espacial africana. En palabras de la autora  la exposición tiene como moraleja "la resignación inevitable ante un mundo y una realidad que concede pocas excepciones a la lógica del mercado y sus potencias" la autora afirma asimismo: "Con esta serie de fotos reconstruyo las escenas que podrían haberla documentado entonces y refuerzo su veracidad añadiéndole a esa certeza mi carga personal y el fruto de mi imaginación", para Cristina de Middel, la iniciativa es una anécdota, "un detalle exótico y tierno dentro de la sangrienta historia africana", pero le interesa como "ejemplo de la grandeza del ser humano y su capacidad de superación".

Esta esposición se enmarca en la corriente de nuevos fotógrafos como Pieter Hugo que están retratando un África bizarra, cruel y cómica. ¿Pero qué se esconde detrás de toda esta parafernalia de nuevos artístas buscando el África más chocante? La muestra fotográfica de de Middel se basa en un vídeo sobre la supuesta "iniciativa espacial" del profesor Edward Makuka Nkoloso. En otras entrevistas el "profesor" Makula decía cosas como que no deseaba que los misioneros convirtieran a los marcianos y que su programa espacial estaría listo en unos meses. En el vídeo el entrevistador dice al final: "Para la mayoría de los zambianos estos tipos son unos zumbados y yo creo que también".


Y yo también creo que lo eran. Zumbados entrañables como Carlos Jesús conectado con el planeta Raticulín y otros personajes blancos, asiáticos y de todo origen que pululan por el mundo haciéndolo más divertido. Lo triste de esta historia no es que Zambia no lanzara ningún hombre al espacio, sino que esta anécdota distorsionada oculta los verdaderos y serios esfuerzos de los programas espaciales de algunos países de África negra que existen desde hace décadas, porque de nuevo los medios de comunicación occientales preferencian el África estrambótica y rara al África seria, real y cotidiana que verdaderamente se esfuerza por avanzar en ciencia y tecnología. Esta tendencia supone un refuerzo más de la imagen chocante que Occidente quiere hacerse de África negra, que fomenta la ignoracia sobre la realidad africana y me pregunto si no será, intencionadamente o no, una nueva vuelta de tuerca del racismo anti-negro en su versión más ridiculizadora, tal y como lo retrata magistralmente Spike Lee en su película Bamboozled.

El primer satélite de comunicaciones africano (NigComSat-1)
Seamos serios y rigurosos: Nigeria, Ghana y Sudáfrica cuentan con programas espaciales propios. Otras naciones como República Democrática del Congo, entonces Zaire, también tuvieron programas similares pero los abandonaron. Nigeria cuenta con un programa espacial en colaboración con otras naciones como el Reino Unido, China, Ucrania y Rusia. Dirigido por la National Space Research and Development Agency NASRDA (Agencia Nacional para la Investigación y el Desarrollo Espacial) forma parte del Ministerio federal de Ciencia y Tecnología, sus antecedentes se remontan a 1976 en que se planificó el lanzamiento del primer satélite de África negra. En 1998 se iniciaron investigaciones con un presupuesto estatal de 93 millones de dólares que darían lugar al nacimiento de la agencia en 2001. Los objetivos del NASRDA son comprender, utilizar y desarrollar la tecnología aerospacial, en especial para las comunicaciones, el monitoreo de cosechas y desastres naturales y funciones de defensa. Desde su creación, el programa espacial nigeriano ha enviado 5 satélites al espacio. El primero, el NigeriaSat-1 fue planificado para monitorizar desastres naturales tales como inundaciones y sequías, contó con 30 millones de dólares sufragados por el estado nigeriano y fue lanzado el 27 de septiembre de 2003 desde Plesetsk en Rusia. El segundo satélite, el primero de comunicaciones africano, el NigComSat-1 fue ensamblado en China y lanzado desde el centro espacial de Xichang el 13 de mayo de 2007. Planeado y sufragado por el estado nigeriano a través la Nigerian Communication Satellite (NIGCOMSAT) Limited, costó unos 60 millones de dólares y su principal objetivo era dotar de Internet vía satélite a las aéreas rurales del país. Gran parte de la inversión ha sido recuperada gracias a la venta de más de 1000 imágenes del satélite, incluyendo algunas de las primeras sobre los efectos del Huracán Katrina de 2005 en Estados Unidos.


Lanzamiento del NigComSat-1R



El 19 de diciembre de 2011 se envió desde China el NigComSat-1R por problemas con el NigComSat-1. El NigComSat-1R puede proveer servicios de comunicaciones a 40 países africanos y dotar de Internet a la mayor parte de Nigeria, desde el punto de vista económico se plantea como una gran inversión.17 de agosto de 2011 fueron lanzados en Yasni, Rusia, los satélites NigeriaSat-2 y NigeriaSat-X desde un mismo cohete. Estos satélites cuentan con una estación de seguimiento en Abuja, la capital nigeriana. El NigSat-2 puede tomar imágenes de muy alta resolución, cuenta con 2 sistemas sensores; un telescopio con 2.5 mts de resolucion, y una camara de 5 mts de resolucion. Puede tomar hasta 400 imagenes por dia, siendo capaz de fotografiar toda Nigeria en alta resolucion. El NigSat-X a su vez, ha sido desarrollado enteramente por ingenieros nigerianos, específicamente 24 científicos han recibido formación en Gran Bretaña para su construcción en un esfuerzo por llevar dicha tecnología al continente africano. Se estima que las tecnologías satelitales y sus beneficios asociados, telecomunicaciones, tecnologías de la información, Internet, etc. supondrán en los próximos años trabajo para centenares de miles de personas en Nigeria y  en otros países africanos. Para el Senador nigeriano Robert Ajayi Boroffice, profesor de la Universidad de Ibadán, Nigeria estará lista para ensamblar y enviar satélites desde su propio territorio en 2018. El programa espacial nigeriano cuenta asimismo con enviar el primer astronauta de África negra al espacio en 2015 con la colaboración de Ucrania o China.


El NigeriaSat-X primer satélite construido enteramente por científicos Nigerianos
En Marzo de este año Ghana inauguró el Ghana Space Science and Technology Centre GSSTC (Centro Ghanés de Ciencia y Teconología Espacial) Inicialmente se orienta a capacitar científicos ghaneses para iniciar una incipiente carrera espacial en este país. El GSSTC ha ofrecido becas para estudios de ciencias conjuntamente con el Space Generation Advisory Council de naciones Unidas.

Tras la caída del régimen racista del Apartheid, Sudáfrica no abandonó su programa espacial iniciado en los años 50 del pasado siglo. La South African National Space Agency SANSA (Agencia Espacial Sudafricana) es la agencia gubernamental encargada de implementar los proyectos espaciales de la nación del arco iris. En 1999, Sudáfrica lanzó su primer satélite el SUNSAT desde su estación de la Fuerza Aérea de Vandenberg. El segundo satélite, el SumbandilaSat o ZASAT02, fue ensamblado en Sudáfrica y lanzado desde el cosmódromo de Baikonur en 2009. Sus objetivos primordiales son el monitoreo de cosechas y la vigilancia de desastres naturales y fugas en los oleoductos del país. Asimismo desde el punto de vista de la iniciativa privada, el ingeniero y empresario sudafricano Mark Shuttleworth creador de Ubuntu en Linux, se convirtió en 2002 en el primer africano de nacimiento en viajar al espacio como "turista espacial" a bordo de la Soyutz. 

Durante la Antiguedad y la Edad Media, África fue un centro de conocimiento cientifico de primer orden, en el siglo XXI quiere recuperar esa importancia. Poco a poco emergen programas espaciales, de comunicaciones y de alta tecnología en distintos países. Bien es cierto que el continente se ve afectado por una destacada fuga de cerebros que beneficia a Europa y a Estados Unidos principalmente, ello supone una verdadera sangría para la inversión en educación técnico-científica. Ello no obsta para que muchos gobiernos africanos inviertan cada día más en Investigación y desarrollo tenológico. Más allá de las bromas y los chistes, siendo conscientes de las carencias existentes, hay un África inteligente, seria y preparada dispuesta a alcanzar las más altas cotas en todos los campos del saber y de la técnica.


Siguiente
« Anterior
Anterior
Siguiente »
0 Comentarios

Nota importante: las opiniones expresadas en los artículos de Africanidad.com no son necesariamente las de su redacción o las de Centro Panafricano. Los comentarios están moderados y pueden tardar varios días en publicarse, sólo se publicarán si el lenguaje es respetuoso.