Noticias

Eventos

Opinión

Cultura

Conocimiento

Entrevistas

Historia

Los aduladores, estructura de las estrategias de la dictadura de Guinea Ecuatorial

Por: Bokung Ondo Akum
Foro: Ecuatoguineanos a Debate

Las personas listas e inteligentes están en todas partes; mi país no puede ser una excepción. Siempre se necesitan medios o recursos a fin de obtener mejores resultados en el desarrollo intelectual de las sucesivas generaciones. Esos recursos o medios, nuestro territorio los iba obteniendo en determinados periodos de su historia en forma de ayudas o préstamos internacionales, desde el período autonómico hasta un poco antes de la esfervescencia del crudo y sus consecuentes beneficios que hoy conocemos.

En términos generales, los ciudadanos eguineanos, por las razones obvias, se han formado en España. Todo eso y tal vez algunas cosas más han posibilitado la existencia de una reducida élite intelectual en el país; élite intelectual de la que, sin exagerar, siempre han recelado hasta hacer ascos, incluso intentando diezmar las dos dictaduras que ha padecido nuestro país. Se conocen con nombres y apellidos a destacados miembros de la actual dictadura como ejecutores interesados directos e indirectos en esa tarea de diezmar la élite intelectual eguineana durante la dictadura de Macías Nguema.

Por de pronto, algunas cifras revelan que la dictadura de Obiang todavía no se ha escorado hacia ese filo del aniquilamiento por aniquilamiento como lo fuera la dictadura que ayudó a su tío a sostenerse, aquella que en toda la historia de la Guinea Ecuatorial independiente llegara a construir un campo de concentración al estilo nazi en suelo patrio. No por eso deja de ser igual de letal el régimen de Obiang, aún cuando no sea descartable el que ésta última compita por igualar las cifras de masacres de la anterior. Hay por otra parte una gran diferencia por los tiempos históricos que separan las dos dictaduras. En tiempos de Macías parecía como si no existiera la conocida como "Comunidad Internacional", sensación que aumentaba la división del planeta en dos bloques confrontados, escenificado por el Pacto de Varsovia por un lado y el Tratado del Atlántico Norte por el otro. Mientras Macías se alineó al Bloque Soviético, Obiang se encuentra con el mundo globalizado y la intromisión que supone Internet en los considerados cotos privados de los totalitarismos. La ONU que era, con Macías, poco menos que un concepto abstracto, envía, con Obiang, a Relatores Especial de Derechos Humnos a visitar nuestro país. Esa injerencia "humanitaria", quieras o no, hasta cierto punto, tiene su efecto disuasorio. Como militar de mayor graduación durante la dictadura de su tío, Teodoro Obiang pudo constatar la ineficacia de mantener a la población encerrada en sus fronterras; así, no tuvo otro remedio que aperturar las fronterras: todo ciudadano podía salir del país; eso sí, la vuelta al mismo comporta una adhesión inquebrantable y probada, una lealtad sin medias tintas a su régimen a cambio, si es preciso, de la vida propia. Para garantizar tales adhesiones el régimen ha entretegido un entramado de milicias y submilicias, una estructura secreta de paramilitares cuya finalidad no es otra que la de estar encima de los ciudadanos, vigilar a toda la población y extirpar elementos disconformes o sospechosos de disconformidad con una precisión de cirujano; una anticipación con una puntualidad helvética a los movimientos políticos de los Partidos admitidos a operar en el país, siempre para él manipulables.

Paralelamente a las estructuras paramilitares el régimen va implantando una cultura de aduladores entre los jóvenes y no tan jóvenes, gente cuya mejor preparación es el fanatismo inculcado en la defensa a ultranza al Partido Democrático de Guinea Ecuatorial y a su líder fundador, el mismo Presidente de la Rep. Teodoro Obiang y las bondades de su régimen. Esta situación se ha hecho tan patente que toda la parróquia va desarrollando mecanismos de defensa como que hace el silencio selectivo frente a problemas básicos que afectan a toda la sociedad, pasando a ensalzar únicamente las pretendidas bondades del régimen. Dicha cultura de adulación se gesta desde la creación de grupos de animación, cuyo principal temática es esa misma, adular al presidete y su régimen, pasando por la supresión en las escuelas de toda referencia a la enseñanza en valores que pueda implicar un espíritu crítico: que no se diga, no se cuestiona.

Centro Panafricano

Africanidad.com es el Web-Blog del Centro Panafricano y de Estudios Panafricanos Kituo cha Wanafrika Asociación legalizada en 2006 con el objetivo de defender y promover la cultura africana, Centro Panafricano tiene Estatus Consultivo en el Consejo Econónico y Social de Naciones Unidas, más información en www.CentroPanafricano.com y en info@centropanafricano.com

No hay comentarios:

Leave a Reply

Nota importante: las opiniones expresadas en los artículos de Africanidad.com no son necesariamente las de su redacción o las de Centro Panafricano. Los comentarios están moderados y pueden tardar varios días en publicarse, sólo se publicarán si el lenguaje es respetuoso.