Estados Unidos: El racismo no se borra fácilmente


Imágenes del proceso de borrado


Un ex racista ha borrado su pasado violento después de someterse a 25 operaciones de agonía para quitarse tatuajes de odio que cubrían su rostro y manos.

Bryon Widner soportó 16 meses de cirugía, que le costaron más de 21.000. Los procedimientos que nunca antes se habían hecho, marcó el final de un proceso que ha cambiado la vida de Widner, como una persona muy violenta en los Estados Unidos a una hombre de familia que lamenta profundamente su pasado.

Un ex miembro y co-fundador de la temida pandilla skinhead Vinlanders, se alejó del racismo y el odio después de encontrar el amor y formar una familia.

Pero las imágenes de intimidación como una navaja ensangrentada y la esvástica en tinta en su cabeza junto con la palabra ODIO estampada en los nudillos impidieron que el Widner reformado se adaptara a la sociedad y encontrara trabajo.

Su familia se enfrentó a amenazas de muerte a la mitad de la noche y a estiércol de cerdo en el coche. Y para poder librar su carar de recuerdos del pasado, Widner investigó numerosas formas para tratar de eliminar los tatuajes.

En su desesperación, quiso rociarse ácido a su cara para limpiar sus características, pero su esposa acudió a un activista para pedir ayuda. Daryle Lamont Jenkins, contactó a un grupo de activistas, quienes encontraron a un donante rico para pagar su cirugía.

¿Cómo le eliminaron los tatuajes?

El Dr. Bruce Cabaña, presidente del Departamento de Cirugía Plástica en el Centro Médico Universitario Vanderbilt en Nashville, llevó a cabo la operación con un láser que quemó los tatuajes de la cara de Widner. Widner tuvo su primera operación el 22 de junio de 2009. Así lo hizo por varias semanas, lo que provocó que sus manos y cara se hincharan, quedó quemada y cubierta de ampollas.

La cirugía, que a menudo dejó a Widner gritando en agonía, fue filmada por la cadena MSNBC.


Y es que Widner odiaba a los negros. Precisamente fue una mujer negra que lo abrazó después de la proyección de eliminación del odio en California, y gritando le dijo: “Yo te perdono”.

Él todavía tiene tatuajes de odio racial y símbolos nazis en los brazos y cuerpo, pero está trabajando en tinta sobre ellos. Sufre migrañas y hay daños en los pigmentos de su la cara y cuello. La familia está en la clandestinidad debido a las amenazas de muerte que han recibido de los grupos de odio racial que se han expuesto.

Pero Widner dijo: “Es un precio pequeño que tengo que pagar por ser humano otra vez.”

Fuente: thesun.co.uk
Siguiente
« Anterior
Anterior
Siguiente »
0 Comentarios

Nota importante: las opiniones expresadas en los artículos de Africanidad.com no son necesariamente las de su redacción o las de Centro Panafricano. Los comentarios están moderados y pueden tardar varios días en publicarse, sólo se publicarán si el lenguaje es respetuoso.