El periodista Carlos Carnicero opina en su blog sobre el asesinato de Muamar el Gadafi

Muhamar El Gadafi: vivo o muerto; pero mejor, muerto



Muhamar El Gadafi ha muerto presuntamente ejecutado directamente por una turbamulta de combatientes que se habrían ensañado con su cadáver.  Es una consecuencia directa de la cultura del Talión instaurada por George W. Bush y que Barack Obama no dudó en aplicar a Osama Bin Laden.
Si uno está intelectualmente en contra de la pena de muerte, ¿qué decir de los linchamientos y de la ley del Talión?
NO hay información fidedigna. Las imágenes del cadáver de Gadafi dan pie a pensar en un linchamiento por una turbamulta a la que Amnistía Internacional ha acusado de cientos de ejecuciones sumarias y de torturas.
La primera reflexión es para la OTAN. Apoyar desde el aire y armar en tierra para que la barbarie no se observe en primeros planos. ¿Primavera árabe en Libia?
Mala forma de empezar a construir una democracias sobre los cimientos de un linchamiento.
En realidad, esto se lo debemos a George W. Bush. La imagen de Sadam Husein ahorcado por una banda de forajidos que tomaban imanes en su teléfono móvil fue el preludio del asesinato de Osama Bin Laden, desaparición del cadáver incluida. No fue políticamente correcto criticar ese terrorismo de estado, aunque algunos lo hicimos.
Ahora el paraguas protector de la OTAN ha servido para proteger el presunto linchamiento del dictador Libio. ¿Cuál será el siguiente?

Hemos vuelto a los carteles de “Se busca vivo o muerto”, pero ahora con el añadido de “preferiblemente muerto”. Hemos avanzado muy poco desde la muerte de Billy El Niño.

Siguiente
« Anterior
Anterior
Siguiente »
0 Comentarios

Nota importante: las opiniones expresadas en los artículos de Africanidad.com no son necesariamente las de su redacción o las de Centro Panafricano. Los comentarios están moderados y pueden tardar varios días en publicarse, sólo se publicarán si el lenguaje es respetuoso.