El asesinato de Troy Davis y el oportunismo de Obama

Por: Antumi-Toasijé

Resulta imposible ponerse en la piel de una persona en el corredor de la muerte. Viviendo en un carrusel compuesto por un conjunto de emociones, sensaciones, miedos, rencores y en la mayoría de los casos creencias. Troy Davis encontró refugio en el cristianismo ya que la justicia humana no le ayudó en nada.

Troy Davis asesinado por los EEUU el 21 de septiembre de 2011
Es difícil entender qué clase de argumentos pueden sustentar el hecho de matar a cambio de una muerte en el siglo XXI y más difícil en un caso en el que concurren demasiadas dudas, sin embargo eso no es lo peor de todo. Troy Davis, condenado por el supuesto asesinato en 1989 de un policía blanco Mark MacPhail en Savannah, Georgia, estuvo en tres ocasiones al borde de una ejecución fechada, librándose a sólo horas de la fatal inyección. Puedo imaginar pocas torturas legales más terribles que fijar una y otra vez fechas para el asesinato de una persona y finalmente consumarlo.

Aún en el caso de que Davis hubiese sido culpable, que no parece serlo, es bien difícil entender la clase de pasta moral de quienes pueden mantener a una persona veinte años esperando la muerte para finalmente dársela sin ningún miramiento. La pasta moral del primer imperio sobre la tierra, cuyo presidente Barack Obama es capaz de declarar tras el asesinato de Osama Bin Laden que "aquel que piense que Osama no debía haber terminado así tiene que hacérselo mirar".

Es este mismo Barack Obama el que declaraba que no era conveniente inmiscuirse en los asuntos internos de un Estado cuando se le solicitó interceder por la vida de un afroamericano que no tuvo tantas oportunidades como el ex-estudiante de Harvard. Y es esa clase de mentalidad la que le impulsó en su momento a apelar por Humberto Leal Garcia, condenado a muerte en Tejas y ejecutado el pasado julio, por el asesinato y violación de una joven de 16 años. Humberto es hispano y aunque sea culpable eso atrae potenciales votos mientras que Davis podría alejarlos ya que daría la imagen de un Obama demasiado preocupado por los negros.

Obama cada día sorprende y asquea más, como una Norteamérica que siempre sorprendió por unos cánones éticos tan reaccionarios que no han evolucionado nada desde el propio Hammurabi. Y esto sigue sin ser lo peor, porque si estos son los "buenos" hay que imaginarse lo que viene detrás propulsado por el Tea Party.

Descansa en Paz Troy Davis y todos los que han sufrido la injusticia de la bota Norteamericana en el consuelo de saber que no hay imperio que dure mil años.

Siguiente
« Anterior
Anterior
Siguiente »
0 Comentarios

Nota importante: las opiniones expresadas en los artículos de Africanidad.com no son necesariamente las de su redacción o las de Centro Panafricano. Los comentarios están moderados y pueden tardar varios días en publicarse, sólo se publicarán si el lenguaje es respetuoso.