La Cumbre Mundial Afrodescendiente y los problemas claves de la afrodescendencia


Por: Jhon Antón Sánchez

Falta poco para la primera Cumbre Mundial Afrodescendiente, que se realizará en la ciudad de la Ceiba (Honduras) Centro Universitario Regional del Litoral Atlántico CURLA, del 18 al 21 de agosto de 2011. Esta cumbre es convocada por la Organización de Desarrollo Comunitario ODECO, en atención a la Resolución 64/169 de la ONU, que declara el 2011 Año Internacional de los Afrodescendientes.

La convocatoria de esta Cumbre ha generado expectativa dentro de la comunidad internacional. Pero también ha desatado polémicas entre sectores del movimiento social afrodescendiente, que en una estéril diatriba, distraen lo fundamental: los desafíos que enfrentan los 200 millones de afrodescendientes en las Américas. 

La realidad de los afrodescendiente ha sido determina por circunstancias de racismo, exclusión, cuya huellas están en los siglos de esclavitud, y en la negación del derecho a la ciudadanía infundado por las elites blanco mestizas que en los albores de la república erigieron estados nacionales, donde solo el paradigma blanco, masculino y letrado tenía espacio en los imaginarios de los países nacientes.

Hoy en día en la mayoría de los países latinoamericanos, los afrodescendientes se movilizan políticamente por una agenda cuyos temas críticos son los derechos humanos, la pobreza, la educación, el territorio, la participación política y el desarrollo.

La programación de la Cumbre discutirá dichos temas entre más de 800 delegados de todos los países del mundo. La cuestión está en el enfoque, la perspectiva ideológica que orientara la discusión y los resultados de tales temáticas.

El panorama de violaciones a los derechos humanos a los afrodescendientes es realmente preocupante. El conflicto armado interno de Colombia ha generado no solo masacres, desplazamientos, amenazas a los líderes y comunidades sino que todo lo ganado en los años 90s con la ley 70 de 1993 está en franco retroceso. 

Países como Honduras están en el ojo del huracán ante la exigencia de garantías a los derechos humanos, cuyas violaciones parecen agravarse aun más después del golpe de Estado de 2009. De la misma manera, la situación de los derechos humanos en Haití es cada vez más crítica. Aun el país no se levanta después del terremoto que lo devastó a comienzo del 2010. 

En Haití hay una verdadera crisis humanitaria de afectaciones globales. Miles de personas han abandonado el país, la televisión muestra la gente comiendo galletas de barro ante la escases de alimentos. La ausencia de servicios básicos y de agua potable ha desatado una epidemia de cólera. Aun la tan mencionada ayuda humanitaria para la reconstrucción no se ve por ningún lado.

Otro tema que la Cumbre debe analizar es la vulnerabilidad de los territorios colectivos afrodescendientes. En Colombia, Ecuador, Honduras, Brasil y Panamá la situación de los territorios atraviesa por serias amenazas. 

Cuando no es el conflicto armado, son las empresas turísticas, mineras y forestales que pretenden acaparar territorios afrodescendientes. Y algo más grave, en algunos países no se cumplen las medidas legales que amparan el derecho a la consulta previa, el resguardo de los recurso naturales y la protección de la seguridad alimentaria.

El desarrollo económico y la satisfacción de necesidades que garanticen la felicidad y el bienestar son temas críticos de la afrodescendencia en la modernidad. Aun ellos y ellas tienen las tasas más altas de desempleo y más bajas de ingreso. Prácticamente por culpa del racismo, la exclusión del sistema educativo y la restricción al acceso de las tecnologías, muchos afrodescendientes ocupan posiciones bajas en el mercado laboral. 

La falta de capacidades para el empleo, con lleva al incremento de la violencia, la delincuencia. Con esto se afianza el prejuicio del perfil racial policial que ubican a los afrodescendientes “como una raza proclive al delito”.

La situación se agrava más si se analiza la restricción al derecho a la salud y la vida en medio de un ambiente saludable. Aun la malaria, el dengue, las enfermedades diarreicas agudas son males en nuestras comunidades. La tasa de mortalidad infantil es más alta en los afrodescendientes que en los blancos y mestizos. 

La obesidad, la hipertensión arterial, el colesterol, los miomas uterinos, la leucemia y la anemia falciforme son patologías que se presentan más en los afrodescendientes sin que los sistemas médicos nacionales den una explicación. Y por si fuera poco ya el VIH Sida se presenta con dramatismo en sectores de alta presencia afrodescendiente.

Por último la Cumbre deberá examinar la participación política, los espacios de la democracia y las políticas públicas. Pese a que en los últimos 20 años algunos gobiernos han avanzado en políticas de inclusión a los afrodescendientes, e incluso han diseñado normas y acciones contra el racismo, pareciera que estas medidas no son efectivas. 

Cuando no es la escasa reglamentación, son la falta de indicadores para medir su eficacia. Esto por cuanto aun los afrodescendientes conservan severos índices de pobreza, aun no están en altos cargos, ni tampoco se ven en posiciones privilegiadas más allá de la música y el deporte. 

La tarea de garantizar la ciudadanía a los afrodescendientes es compleja pero no imposible. Las esperanzas de que en la Cumbre se discutan estos temas con seriedad son grandes. 

Los resultados de este evento mundial son claros. Se espera que las Naciones Unidas decrete el decenio de los pueblos afrodescendientes, se declare un día internacional afrodescendiente, se conforme el Consejo Permanente de Cuestiones Afrodescendientes, se incluya un noveno objetivo del milenio referido al reducir el racismo y la exclusión por factores raciales, y lo último que los países se comprometan con planes de desarrollo y programas de acciones afirmativas que se propongan sacar de la pobreza a los afrodescendientes. Esto como una medida justa de reparación por los siglos de esclavitud que sufrió la diáspora africana desde el siglo XV



Siguiente
« Anterior
Anterior
Siguiente »
0 Comentarios

Nota importante: las opiniones expresadas en los artículos de Africanidad.com no son necesariamente las de su redacción o las de Centro Panafricano. Los comentarios están moderados y pueden tardar varios días en publicarse, sólo se publicarán si el lenguaje es respetuoso.