Kenia (Kenya) contra la esclavitud colonial

Por: Roberto Correa Wilson: Periodista cubano especializado en política internacional, ha sido corresponsal en varios países africanos y es colaborador de Prensa Latina.
Provincias de Kenia: 1 Central 2 Costera 3 Oriental
4 Nairobi 5 Nororiental 6 Nyanza 7 Rift Valley 8 Occidental


(Kamau Johnstone o Kamau Ngengi, Jomo Kenyatta; Ichweri, Kiambu, 1893 - Mombasa, 1978) Primer presidente de Kenia. Inició sus actividades nacionalistas contra la dominación colonial británica en 1922, defendiendo a su tribu, los Kikuyu, de los abusos de los colonos blancos. Tras completar su formación intelectual y política en Moscú y Londres (1929-46), regresó a su país al término de la Segunda Guerra Mundial, considerando llegado el momento de reclamar la independencia. Reorganizó el partido nacionalista y panafricanista Unión Africana de Kenia, del que fue elegido presidente en 1947.
Los británicos le encarcelaron en 1952 como consecuencia de la rebelión Mau-Mau, un violento movimiento campesino en el que no tenía responsabilidad alguna. Ello acrecentó su popularidad como mártir de la causa nacional. Cuando recobró la libertad en 1961 fue elegido presidente del nuevo partido KANU (Unión Nacional Africana de Kenia), partidario de la independencia bajo un Estado unitario, frente a su rival federalista KADU (Unión Democrática Africana de Kenia).
Decididos a iniciar el proceso de concesión de la independencia, los británicos organizaron unas primeras elecciones, en las que resultó vencedor el KANU, convirtiéndose Jomo Kenyatta en primer ministro e interlocutor de la colonia (1961-64); obtuvo la autonomía de Kenia en 1962 y la independencia en 1963. Luego resultó elegido presidente de la República en las primeras elecciones del país independiente, celebradas en 1964; conservaría el cargo hasta su muerte.
Aunque en teoría defendía un modelo socialista adaptado a las realidades africanas (según las propuestas de Julius Nyerere), practicó más bien una política económica liberal, que hizo aumentar las desigualdades sociales. La oposición populista fue reprimida y proscrita, implantándose un régimen de partido único desde 1969; la corrupción, la violencia política, el autoritarismo presidencial y el favoritismo hacia los Kikuyu marcaron la larga presidencia del Mzee («el Viejo»).

Kenya, una nación ubicada en la costa centro oriental de África, sostuvo largos enfrentamientos contra expansiones del propio continente o invasiones extra continentales, estas últimas para implantar un prolongado sistema colonial. Tomó su nombre del monte Kenya, el segundo mayor de África después del Kilimanjaro, y en su territorio de cerca de 600 mil kilómetros cuadrados habitan múltiples tribus; las principales son kikuyo, luo, baluhya, lamba, meru, kisii, embu y masai.

Vinculada estrechamente con la historia de Africa Oriental, Kenya estaba habitada a principios de nuestra era por tribus de origen hamítico, las cuales lucharon largo tiempo contra la expansión bantú, proveniente de lo que es hoy Camerún, país de Africa Occidental.

Desde el siglo IV hasta el X, considerado un período crucial, los bantúes ocuparon, al menos, el cinturón costero de los actuales estados de Kenya, Uganda y Tanzania, y la parte norte de Mozambique; a estas regiones llevaron los adelantos que habían alcanzado en la agricultura y la forja de metales.

En un estudio sobre la época se señala que parece cómo la "edad oscura" de la historia de Africa Oriental coincide con el periodo en el cual la población bantú se expandió hasta las costas de Tanganika (en la actual Tanzania), y Kenya. Estuvo ayudada quizás por la introducción de ciertos frutos de Asia suroriental, y los marineros árabes creando un mercado marítimo de esclavos negros.

Frente a este aspecto global del comercio en el océano Indico, el problema del asentamiento árabe en el Africa Oriental asumió otras proporciones. De acuerdo con las tradiciones conservadas en Arabia y en el Africa Oriental, los primeros colonizadores, en el siglo VIII, fueron refugiados de la secta chiita (islámica), provenientes de Omán, en la costa arábiga del Golfo. Se supone que fueron los sunnitas (otra secta islámica) los que fundaron el puerto de Kilwa, en Kenya.

En 1444, los portugueses comenzaron a penetrar la costa ya explorada en busca de oro y especias, y a fin de acrecentar su comercio de esclavos; fueron precisamente los lusitanos los primeros en iniciar la trata desde regiones de Africa Occidental hacia América. Cuatro años después, el portugués Vasco de Gama comandó una expedición que bordeó la costa del este e inició la conquista, expulsando a los árabes de Kenya, Somalia y Tanzania.

Los árabes reconquistaron territorios en 1670, pero los intereses europeos comenzaron a intervenir en la región, particularmente los británicos y los franceses. Reino Unido, que había abolido el comercio de esclavos en sus colonias en 1834, comenzó a patrullar las costas para impedir el tráfico y a la vez hacer contactos con los dirigentes árabes a fin de anular la competencia de Francia, su principal rival europeo en esos territorios.

Los británicos iniciaron su penetración al lograr del iman Seyyid la autorización para esos fines, no obstante, los misioneros alemanes Johann Krapf y Johannes Rebman fueron los primeros europeos que exploraron el interior del país. Años más tarde se incrementaron las incursiones de exploradores con el supuesto manto de misiones arqueológicas que buscaban el nacimiento del Nilo y otros ríos, familiarizarse con la vegetación y la vida salvaje de los bosques.

Después de la exploración del lago Victoria, los ingleses aumentaron su interés en el área de Kenya-Uganda, en especial durante el período conocido como reparto de Africa (1880-1890) entre las potencias europeas. Junto con Reino Unido se disputaban las riquezas de la región Francia, Portugal y Alemania; en la Conferencia de Berlín (1884-1885), Londres, París, Bruselas y otras potencias discutieron sus peticiones y se repartieron el continente. Alemania y Reino Unido entraron en contradicciones por el reparto del este de Africa.

Dos años después, Londres y Berlín acordaron que toda la tierra al norte del lago Victoria fuera propiedad británica y el territorio situado al sur del Lago pasara a dominio germano. De esa forma Reino Unido pudo implantar su dominio colonial en Kenya, lo cual no significaba otra cosa que una variante del sistema esclavista.

Al proclamar el Protectorado Británico de Africa Oriental, el cual comprendía Kenya y Uganda, Londres tuvo que enfrentar la dura resistencia de los nativos, en particular de las tribus kamba, kikuyo y masai. Sin embargo, debido a las constantes sublevaciones, y a pesar de su superioridad en armamentos y conocimiento militar, Reino Unido no pudo completar su dominación hasta finales de la Segunda Guerra Mundial (1939-1945).

El pueblo keniano fue víctima de las crueles humillaciones que prodigaba Londres a los nativos, de cuyas tierras fueron despojados para entregarlas a los colonos británicos que llegaban desde la metrópoli en cantidades considerables. A pesar de las represiones brutales de las tropas inglesas, la resistencia se amplió y la potencia colonial se vio obligada a ceder. Kenya fue independiente el 12 de diciembre de 1963.

Siguiente
« Anterior
Anterior
Siguiente »
0 Comentarios

Nota importante: las opiniones expresadas en los artículos de Africanidad.com no son necesariamente las de su redacción o las de Centro Panafricano. Los comentarios están moderados y pueden tardar varios días en publicarse, sólo se publicarán si el lenguaje es respetuoso.