Noticias

Eventos

Cultura

Conocimiento

You are here

África civilizadora en Asia, Europa y América


Por: Antumi Toasijé, Historiador, Africólogo
Director de Africanidad.com y del Centro de Estudios Panafricanos


África en Asia

Representación de Antara (a la izquierda)
en un modelo egipcio para tatuajes de hace 2 centurias

Como afirma Runoko Rashidi, la comunidad negra numéricamente más importante fuera de África no se encuentra en América sino en Asia, más concretamente en la India y en la Península Arábiga. Esto es un hecho generalmente reconocido, las fuentes son claras y abundantes y la antropología, así como la etnología actual no lo niegan. Se suele atribuir esta presencia a la esclavitud a través de la ruta oriental africana, sin embargo la mayor parte de los contactos se deben a influencias comerciales mutuas entre la India y La Costa Oriental Africana y a los movimientos geopolíticos habidos ente Ambas orillas del Mar Rojo. En Irak es famosa la revuelta medieval de los esclavizados negros que tuvo en jaque al país entre el 869 y el 883 de la era normativa occidental. El poeta antiguo árabe Antara Ibn Shaddad (525-615), más conocido y estudiado como modelo de perfección literaria, era negro.

Pero las influencias exceden el ámbito de la esclavitud, las conquistas egipcias sobre Palestina y Anatolia han debido dejar un fondo africano. También la extensión de la influencia y dominio políticos de los imperios abisinios sobre el actual Yemen debe ser examinada. Actualmente se reconoce que al menos un 15% del sustrato racial Indio, es africano negro, entre ellos los Habsis y los Siddis que reconocen un origen histórico africano, mientras que es posible que de un 40% a un 60% sea negro y mestizo negro-ario, con posibles orígenes arcaicos africanos, son los dravidianos o indios originarios.

Sobre lo que existen discrepancias, es acerca de la antigüedad de la presencia negra en Asia y su importancia en el proceso civilizador del Área del Medio Oriente, India e incluso el Extremo Oriente. Grupos reducidos de poblaciones presentes en islas como Andamán y las Filipinas, revelan migraciones con una antigüedad superior a los 20.000 años. Esto no entra necesariamente en contradicción con ninguna teoría al uso, puesto que se reconoce que sucesivas oleadas de seres humanos partieron de África a colonizar el Mundo desde época remota. Ahora bien, es también factible y parece bastante seguro que poblaciones negras de origen africano fuesen la base de determinadas civilizaciones tempranas de Asia, en especial las civilizaciones del valle del Indo.

El grupo dravidiano, conocido como negro asiático, podría estar constituido por inmigrantes africanos de entre 3000 y 5000 años de antigüedad. Que habrían conformado un conjunto asiático-negro y africano-negro mixto. Ese grupo es el creador de las Ciudades del Indo: Harappa y Mohenjo-Daro que comprende un conjunto cultural extenso (Chanhu-Daro, Kalibangan, Quetta, Lothal…), que son la base de la civilización India y que fueron destruidas por las invasiones arias que desplazaron estas poblaciones al Sur o las sometieron a un sistema ideológico  de discriminación. En efecto el problema de las castas ha sido analizado bajo este prisma, puesto que fueron los arios quienes lo impusieron, y puesto que generalmente las poblaciones de casta inferior o “sin casta” son las no arias, este problema puede ser visto desde su perspectiva racial más que como netamente religioso-cultural, es por ello que se puede decir que la India sufre el sistema de Apartheid más antiguo que se conoce.

Poblaciones de origen africano se hallan en Bangla Desh, tanto autóctonas como por aportes árabes recientes, esta ramificación hacia el Este, puede ser la base sobre la que fundamentar futuras investigaciones que arrojen luz sobre las migraciones africanas (no únicamente relacionadas con la esclavitud) en el extremo Oriente. Este fenomenal rompecabezas hallará una solución a medida que los estudios genéticos avancen y se extienda estadísticamente el muestreo, entones se podrá determinar que las migraciones africanas son más constantes y menos episódicas de lo que los escasos datos permiten afirmar hoy día.

La introducción al estudio de la materia debe dividirse en sus vertientes geográfica y temporal, por lo que respecta a la India recomendamos:

A)     Historia de la India:
- ELAN, Iniyan, Without Malice: The Truth About India.
- THARPAR, Romila, A History of India.
B)    Sobre la lucha política negra en la India:
-DOM, Hadwa, “Pan-Negroism and the Tamil-Sinhala Conflict in Sri Lanka" Dalitstan Journal, Vol. 1, nº 3, diciembre 1999
-Revista: Dalit Voice: The Voice of the Persecuted Nationalities Denied Human Rights.

África en las bases de la Civilización en Europa

Señores negros jugando al ajedrez
en el libro de los juegos de Alfonso X el sabio

La aparición en 1987 del libro Atenea Negra, del Profesor Martin Bernal,  ha causado un importante revuelo en los estudios sobre el mundo Antiguo. Atenea Negra, presenta la cuestión de los orígenes de la civilización Griega desde dos vertientes. La primera es la de el enorme esfuerzo invertido por académicos desde hace 200 años en falsificar el pasado griego y acercarlo a un supuesto y culturalmente fecundo mundo Ario. Esta falsificación histórica surge de las bases racistas del pensamiento europeo decimonónico que no podía enfrentar la realidad de una cultura mestiza, como todas las mediterráneas que le debía la escritura y la ciencia a Egipto y a los Fenicios. La segunda vertiente del trabajo del profesor Bernal consiste en desentrañar lo que los griegos mismos pensaban de su pasado y lo que los antiguos pensaban acerca del origen de la civilización Griega. Las pruebas son abrumadoras, arte y ciencia le son debidos a Egipto principalmente mientras que la escritura y el comercio se originan por influjo fenicio, los propios griegos preclásicos son una cultura mixta producto de los ires y venires de pueblos en la península helénica y las islas.

Una cuestión trascendental es determinar si Egipto (Kemit) es una Civilización integrada por personas negras. Para los griegos no había ninguna duda, se despachan sobre este asunto con tanta naturalidad que resulta difícil hallar referencias explícitas, puesto que para los griegos egipcio, etíope y negro son sencillamente tres sinónimos. La influencia de Egipto sobre Europa se extiende al Cáucaso, es paradójico que la zona geográfica que ha servido para designar a la raza blanca (caucásica) haya sido también el solar de los Colcos, un pueblo de descendientes de los soldados de Sesotris que habían llegado en sus conquistas más allá de Antolia. El propio Heródoto nos refiere que cree que los colcos son egipcios porque son negros y de cabellos crespos además de por el hecho de practicar la circuncisión.

En una época más tardía el imperio romano incorporó provincias norteafricanas e incluso varios emperadores romanos fueron africanos. El norte de África entonces era un mundo muy diferente al estereotipo arabizado, también falso, con que se nos presenta hoy día. Los grupos humanos que lo habitaban eran de muy diversa índole y antes de las invasiones procedentes de la península arábiga el elemento negro era muy importante. los cultos egipcios y del África Subsahariana pueden ser rastreados en el Mediterráneo pre-romano y romano, tales son el Culto a Bés o el Culto a Isis, el propio París podría deber su nombre a la contracción de Par-Isis, lugar de culto a Isis, tal vez las vírgenes negras presentes en tantos lugares de España sean un vestigio de ese culto a la diosa negra.

Se ha narrado toda la historia del mundo Antiguo como la de un influjo civilizador que va de Norte a Sur, de Grecia a Medio Oriente y Egipto y de Roma al Norte de África, ahora bien la realidad es bien distinta; las influencias iniciales fueron de sur a norte puesto que las culturas africanas tuvieron un desarrollo temprano mayor en comparación con las europeas.

Las influencias africanas sobre Europa no se detienen en el mundo Antiguo, durante la edad media tres vías de penetración africanas fueron a las sociedades occidentales. La primera fue la militar, a menudo se olvida que  junto con los Árabes y los Bereberes un contingente realmente importante de los ejércitos islámicos era negro africano o mauro (moro) mestizo. Estas personas fueron a Europa no como esclavizados sino como señores, estaban acostumbrados a los más delicados refinamientos, eran garantes de la sabiduría antigua, poseían los tesoros de la ciencia y eran admirados por los europeos cultos de su tiempo. La imagen de las personas negras no había sido aún degradada por la esclavitud y la colonización.

De hecho, la esclavitud es la tercera vía en importancia de influencia africana en Europa, no debemos caer en la tentación de pensar que la mayoría de las personas esclavizadas en Occidente en la edad media eran negras, en realidad estas eran una minoría, en su mayor parte los esclavos de la Edad Media y de principios de la Edad Moderna eran en el Mediterráneo personas procedentes de los países eslavos de ahí de la palabra "esclavo". La segunda vía más importante de influencia africana en la Europa medieval es el comercio, los Árabes se erigen en intermediarios entre el comercio de África Subsahariana y el Europeo, África en ese momento produce las 4/5 partes del Oro que consume Europa y ello fundamenta  fabulosos leyendas acerca de los señores negros de África. De estas leyendas, a veces corroboradas por los hechos, nace el arquetipo del rey negro rico y dadivoso, Baltasar o el Preste Juan, sobre quien ponían su esperanza los cristianos par que les librara del Islam, son dos ejemplos de esta imagen medieval de África y los africanos.

En la Era moderna la esclavitud aumenta, ello es motivo de que existieran importantes colonias de personas esclavizadas pero también libres en el sur de España e Italia. Algunas de estas personas llegaron a ser realmente importantes e influyentes en sus respectivos ámbitos, dos casos conocidos son el de Juan Latino, catedrático de la Universidad de Granada y Chicaba, (Sor Teresa Juliana de Santo Domingo) que murió en Salamanca en 1748, ambos escritores y procedentes de Guinea. Las influencias no se circunscriben al área mediterránea hace trescientos años el filósofo más afamado de Alemania era el Doctor Wilhelm Amo, sobre el que se dice que influyó en Kant tanto más que cualquier otro autor, pues bien Amo era africano, concretamente de la zona de Axim, en la actual Ghana. Pensadores, Músicos, Militares o Artistas negros como Juan de Pareja se movía por la Europa moderna como hoy día, incluso el abuelo de Pushkin, el General Ibrahim Petrovich Hannibal era africano y negro. Con la extensión de la dominación europea a América y la instauración del tráfico de personas esclavizadas africanas, la imagen de los hombres y las mujeres negros se va degradando en la imaginación Occidental, es entonces cuando surgen las teorías racistas que al aparecer junto con los comienzos de la ciencia médica en occidente será revestida de verdad axiomática. El evolucionismo y las teorías de la frenología acabarán por solidificar la idea de la existencia de seres humanos pertenecientes a distintas escalas evolutivas. Todas estas teorías eran convenientes a un momento histórico en el que la esclavitud iba perdiendo legitimidad por la aparición de los ideales revolucionarios e ilustrados.

Para iniciarse en estas cuestiones:

Diop, Cheikh Anta, Antériorité des civilisations nègres, mythe ou vérité historique ?, Présence Africaine, Paris 1967
Diop Cheikh Anta, Civilisation ou barbarie : anthropologie sans complaisance, Présence Africaine, Paris 1981.
Janheiz Jahn, Las literaturas neoafricanas, Guadarrama, Madrid 1971
Bernal, Martin, Atenea Negra: Las raíces afroasiaticas de la Civilización Clásica, Ed. Crítica, Barcelona 1993

África en la América previa a la invasión europea

Cabeza Olmeca

Aún cuando las teorías oficiales sostienen que el poblamiento de América se produjo a través del estrecho de Bering, existiendo discrepancias acerca de si fue hace 15.000 o 49.000 años, no dejan de existir serios reparos a este simple esquema suscitados por la antropología física, la arqueología y las fuentes historiográficas.

En una visión más amplia de la larga Historia americana se puede decir sin errar que el continente ha recibido visitantes de diferentes continentes. Los aportes melanesios y polinesios parecen genéticamente probados en la costa del área andina. La invasión vikinga de Groenlandia y Terranova es irrefutable actualmente. Otras teorías exigen más datos; la presencia de irlandeses en la actual Norteamérica o la de pescadores vascos en Terranova. Las similitudes entre las culturas Jommón japonesa y la de la costa noroeste americana también suscitan interrogantes. Otras posibilidades son la presencia de comerciantes Chinos en la costa oriental de los actuales Perú, y Ecuador. Ciertos pueblos, como los de la costa Oeste de América austral guardan similitudes con las civilizaciones de Indonesia y también se han hallado paralelismos entre las culturas del sureste asiático y la cultura Maya. Diversos autores, al margen de los especuladores al uso, se preguntan sobre la posibilidad de que fenicios en la Antiguedad, y en la Edad Media árabes ó sociedades europeas como los Caballeros de la Orden del Temple conocieran la existencia del continente y lo visitaran con cierta regularidad; algunos portulanos medievales mostrando la ubicación de grandes islas en el Atlántico parecen ir en su favor.

Uno de los aportes quizás substancial a la civilización americana es el africano negro. Su existencia ha sido sistemáticamente negada y se ha ridiculizado a los defensores de las teorías de poblamiento, prehistórico, antiguo e histórico de América desde África; puesto que los prejuicios al uso niegan a los pueblos negros atlánticos la marinería necesaria para tamaña travesía. Sin embargo las evidencias son tozudas, esqueletos de tipología negra como el de Luzía hallado en Brasil y cuya antigüedad se data en no menos de 12.000 años, ponen sobre la mesa lo remoto de tales contactos. De los restos hallados, la antropología deduce la existencia de al menos una colonización inicial por parte del grupo humano de características fenotípicas negras, denominado “de Lagoa Santa” y cuya ruta de acceso es aún desconocida. Pero, además hay numerosas pruebas de otro aporte, el histórico que habría tenido lugar a través del Atlántico. Nubios, Egipcios en época Antigua y Mandingas, (malinkés) en época medieval, podrían componer en sucesivas oleadas este segundo grupo.

Del mismo modo que quizás se deba dar poco crédito a las especulaciones sobre travesías atlánticas con barcos de juncos. Se debe considerar muy seriamente la posibilidad de que los egipcios controlaran una red marítima más allá de las Columnas de Hércules, el relato de la primera circunnavegación africana, ordenada por el Faraón Necho que nos proporciona Heródoto es factible, teniendo en cuenta que Egipto utilizaba barcos de madera en sus travesías marítimas.

La tesis mandinga es quizás la que cuenta cuenta con mayor bibliografía en su favor, el Massaalik al-absaar fi mamaalik al-amsaar (Las sendas de los paisajes en las provincias de los reinos) de Al-Umari (1300-1384) detalla el  periplo maliense a las tierras más allá del Atlántico habido lugar bajo el reinado de Abu Bakari I (1285-1312), expedición esta que a su retorno comandó el propio rey. Siendo sultán en El Cairo An-Nasir Edin Muhammad III-1309-1340, sus cronistas recogen el relato del emperador maliense Kankan Musa de peregrinaje en la Mecca quien explica la partida de su hermano en un viaje atlántico sin retorno.

Las teorías sobre los viajes africanos de época Antigua tienen a su favor la arqueología, el caso específico de la cultura Olmeca, de cerca de 2000 años de antigüedad, es revelador; las monumentales Cabezas Olmecas, hablan de la presencia de una civilización negra en la Centroamérica Precolombina, a esto se le deben sumar paralelismos lingüísticos y cerámicos. Si los Olmecas son determinantes, como parece, en la génesis de la civilización mesoamericana, se puede entonces establecer la decisiva importancia de los aportes de los pobladores negros que la hubiesen creado. Leo Weiner ha sido uno de los primeros autores en poner sobre la mesa esta cuestión, sus análisis de semiótica y préstamos culturales, son una de las bases que inspiran a Van Sertima en su búsqueda divulgativa, pero Sertima en un enfoque multidisciplinar acude también a fuentes históricas, éstas nos informan de la presencia de personas negras de cabello crespo en América. El propio Cristóbal Colón nos habla en su diario del Tercer Viaje, (vía Bartolomé de las Casas), de industrias metalúrgicas de tipo guineano improbables en la América Caribeña; recordemos que Colón había navegado en las costas de Guinea, antes de sus viajes americanos. Hay también informes en los primeros momentos de la invasión española de la presencia de “Señores Negros” en el Ecuador y en Centroamérica los amerindios hablan también de hombres negros. Por otra parte las representaciones iconográficas del arte Maya y de las Culturas tanto de México como la Andina, presentan personas negras que han sido interpretadas en ocasiones como melanesios. 

Para profundizar en el estudio de esta materia es preciso, acudir a la bibliografía existente principalmente en inglés, en castellano pueden consultarse algunas fuentes, con referencias puntuales, la mayoría de ellas es más que probable que se refieran a poblaciones melanesias, dejamos constancia aquí sólo de las que realmente tienen visos de referirse a poblaciones negras africanas. La antropología física, con todas las prevenciones que esta materia nos exige, también ha tratado la cuestión:

A)    Fuentes:
-COLÓN, Cristóbal, Diario del tercer viaje, (Transcrito por el P. Bartolomé de las Casas), Varias Ediciones.
-FEDERMANN, Nicolás, Viaje a las Indias del Mar Océano, Editorial Nova, Buenos Aires, 1945, en la descripción de los amerindios venezolanos.
-FERNANDEZ de Oviedo, Gonzalo,  Historia General y Natural de los Indios, Varias Ediciones.

B)     Bibliografía:
-GARCÍA, Gregorio, Origen de los Indios de el Nuevo Mundo e Indias Occidentales, (1607) Varias Ediciones.
-LARCO Herrera, Víctor, Cobrisos Blancos y Negros, Habitantes de América, Imprenta Nascimiento, Santiago de Chile, 1934
-SCHEDL, Armando, “¿Negros prehispánicos en América?” en: Revista Geográfica Americana, nº 244, Buenos Aires 1957
-SCHEDL, Armando, “Los negros precolombinos” en: Revista Geográfica Americana, nº 252, Buenos Aires 1959
-WEINER, Leo, Africa and the Discovery of América, Philadelphia 1920
-VAN SERTIMA, Iván, They Came Before Columbus,
-VAN SERTIMA, Iván, Early America Revisited,


Centro Panafricano

Africanidad.com es el Web-Blog del Centro Panafricano y de Estudios Panafricanos Kituo cha Wanafrika Asociación legalizada en 2006 con el objetivo de defender y promover la cultura africana, Centro Panafricano tiene Estatus Consultivo en el Consejo Econónico y Social de Naciones Unidas, más información en www.CentroPanafricano.com y en info@centropanafricano.com

No hay comentarios:

Leave a Reply

Nota importante: las opiniones expresadas en los artículos de Africanidad.com no son necesariamente las de su redacción o las de Centro Panafricano. Los comentarios están moderados y pueden tardar varios días en publicarse, sólo se publicarán si el lenguaje es respetuoso.